miércoles, 26 de noviembre de 2008

La Bistecca II (No tiene pierde)

Lo acepto, cuando se trata de comer en La Bistecca me olvido de lo que aprendí en mis clases de catecismo para la primera comunión. Debo añadir que estudié en un colegio religioso hasta cuarto grado y creo que definitivamente algo me perdí porque nunca hicieron hincapié en los pecados capitales, sobre todo en lo que se refiere a la gula. (Santa gula) El post me queda corto para mencionar las bondades de este restaurante así que me limitaré a escribir una breve reseña de mi última visita.

En la estación de parrillas los mozos están dispuestos a servir la carne en el término de cocción y en la cantidad que uno elija. Por eso es recomendable compartirlo con otra persona o se llenarán al toque. Esta vez yo elegí la bondiola. Corte que viene del cuello del cerdo, muy suave y jugoso. En el plato incluí también un bife de chorizo, cocido en el término exacto y también un trozo de chicharrón muy cumplidor. Las papas fritas estaban calientes y crocantes. Punto fuerte: la inclusión del ají pollero en su estación de salsas. Para escribir este blog debo ser objetivo y tengo que mencionar dos puntos débiles que encontré en el buffet. En la estación de wok el cocinero estaba en un mal día pues a pesar de no haber mucha gente esperando puso demasiado fuerte la candela, se le pasó el punto de cocción y el saltado cogió un gusto amargo. 

El final feliz vino en la estación de postres pues debo confesar que la palabra mesura desapareció inmediatamente de mi cabeza. ¿Se imaginan lo que es disponer de chocolate cobertura de La Ibérica derretido en cantidades industriales? ¿Y tener a la mano trozos de brownie, mini churros, quequitos, waffles y barquillos? ¿Y poder combinarlo con diversas variedades de la fruta más fresca como fresas, piña, melón y uvas? Bueno pues esto no termina ahí pues el mozo también puede traer helado a solicitud.
Para un vicioso de los postres como yo La Bistecca es el lugar ideal dónde los límites no existen. Sigue siendo mi restaurante favorito y el que recomendaré una y otra vez sin dudarlo. No se olviden que en fechas especiales es recomendable hacer una reserva para evitar largas esperas.

La Bistecca queda en Av. Conquistadores 1048, San Isidro.
Estacionamiento: Valet Parking
Volvería: Sí. Para mí es el mejor buffet.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Bembos (20 años después)

Actualización 25.10.13 
Desde que Bembos fue adquirido por una corporación nada ha vuelto a ser lo mismo. Este post quedará sólo para el recuerdo. Que pena.

Si no fuera por el Bembos no comería hamburguesas. Así de simple. En comparación a esas cadenas norteamericanas de marras que sacrifican el verdadero sabor de la carne para ofrecer combos cada vez más baratos no hay mucho que escoger. Y si mencionamos que últimamente se preocupan más en ofrecer juguetitos con personajes de moda para que atraer a los niños como que la situación no es muy agradable. Con 20 años a cuestas Bembos es una franquicia harto conocida y que también conoce mucho de los gustos locales. Como olvidar aquellos días cuando trabajaba fuera de hora y me olvidaba del stress frente a una bien despachada hamburguesa mexicana, un combo gaúcho o un filete de pechuga al plato. Sí, a los nutricionistas les debo una disculpa pero si revisan el blog verán que la comida rápida no tiene mucha presencia en esta página. 

Hamburguesa clásica
La innovación es su punto más fuerte. No dejan de sorprenderme cada cierto tiempo ofreciendo nuevas opciones: la tejana, la parrillera, la peruana. Esta franquicia ha transformado el concepto de la simple hamburguesa en el típico sándwich peruano que mientras más extras se incluyan mejor sabor tendrá. ¿Quién se puede resistir a una mejicana? Una hamburguesa bien acompañada de doritos, guacamole y queso. Agreguénle harto ají y verán lo que es bueno. Vale la pena mencionar también el Festival Gaucho: Hamburguesa con salchicha frankfurter, hartas papas fritas y chimichurri. Tampoco puedo dejar de mencionar a la parrillera que un monumento al exceso. Cuando entro a un local del Bembos ser vegetariano es algo impensable. 

¿Puntos débiles? Extraño la salsa tártara y la golf aunque según dicen fueron suprimidas por cuestiones de costos. Extraño la Inca-Kola, nuestra bebidad de bandera que por algún acuerdo ya no está más en Bembos. Y de sus postres tampoco hay mucho que decir. Es que para todo utilizan ese nefasto helado de máquina usado que tiene el sabor y la textura del engrudo. También que si los comparamos con los de otras cadenas me pondría a llorar.

Para ubicar el local de su preferencia visiten su página web www.bembos.com.pe 
Volvería: No más. Hasta el pan ha cambiado.