domingo, 14 de diciembre de 2008

Excellency (¡Donde comen dos comen cuatro!)

Hablar de comida china en este país es un tema demasiado amplio como para arriesgarme a dar opiniones definitivas. Existen chifas reconocidos donde puede encontrarse platos exóticos como el pato pekinés a tres tiempos así como los chifas al paso con el invariable acompañamiento de la gordita de Inka Cola y el pocillo de metal con rocoto picado. Excellency, antes conocido como A-Tang, es de esos chifas que hacen lo justo para ofrecer buena atención y variedad de platos a precios económicos. Es el lugar ideal para los días domingo en los cuales uno desea que sobre comida del almuerzo para llevar en la lonchera del lunes.

Sopa Gaunam
Cuando visitamos un chifa estamos malacostumbrados a pedir siempre los mismos platos: chaufa especial, tallarín tai-pá, enrrollado de pollo y espárragos y el clásico Kam-lú wantan. ¿Sí o no?. Para variar les recomiendo que comiencen con la sopa Gau-nam hecha con carne, huevo frito, verdura y unos fideos elaborados artesanalmente en el mismo hall del restaurante. Ver como el cocinero prepara unos fideitos de una masa inmensa es una experiencia divertida. La sopa viene con un sabor muy concentrado y tiene grandes pedazos de carne. No se vayan a sorprender si les colocan una tijera junto a la cuchara pues los fideos son tan largos que para servirlos hay que cortarlos. Divertido y novedoso.

Arroz chaufa especial
Su arroz chaufa especial hace honor a su nombre por la cantidad y variedad de carnes que incluye. A diferencia de otros chifas en donde sólo ponen unos trozos diminutos de pollo y cebollita china este viene con cerdo, pollo, res, langostinos y salchicha china. Más que un acompañamiento puede comerse como plato de fondo ya que la porción es muy generosa. Está hecho para el peruano promedio que busca más cantidad que calidad. En cuanto a los bocaditos de la carta sólo he probado el siu mai y el wantan pero sólo hacen acto de presencia en la carta. Otros platos que preparan muy bien son el chancho asado con tamarindo y el pollo enrollado con espárragos. Vale la pena advertirles que es mejor acudir a este restaurante en grupo porque de lo contrario tendrán comida china para el desayuno, almuerzo y comida del día siguiente.

Excellency queda en la Av. Aviación 2978, San Borja.
Ticket promedio: S/.35.00 por persona.
Teléfono: 225-9971
Volvería: Sólo cuando tenga antojo de "chifa al paso"

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La Bistecca II (No tiene pierde)

Lo acepto, cuando se trata de comer en La Bistecca me olvido de lo que aprendí en mis clases de catecismo para la primera comunión. Debo añadir que estudié en un colegio religioso hasta cuarto grado y creo que definitivamente algo me perdí porque nunca hicieron hincapié en los pecados capitales, sobre todo en lo que se refiere a la gula. (Santa gula) El post me queda corto para mencionar las bondades de este restaurante así que me limitaré a escribir una breve reseña de mi última visita.

En la estación de parrillas los mozos están dispuestos a servir la carne en el término de cocción y en la cantidad que uno elija. Por eso es recomendable compartirlo con otra persona o se llenarán al toque. Esta vez yo elegí la bondiola. Corte que viene del cuello del cerdo, muy suave y jugoso. En el plato incluí también un bife de chorizo, cocido en el término exacto y también un trozo de chicharrón muy cumplidor. Las papas fritas estaban calientes y crocantes. Punto fuerte: la inclusión del ají pollero en su estación de salsas. Para escribir este blog debo ser objetivo y tengo que mencionar dos puntos débiles que encontré en el buffet. En la estación de wok el cocinero estaba en un mal día pues a pesar de no haber mucha gente esperando puso demasiado fuerte la candela, se le pasó el punto de cocción y el saltado cogió un gusto amargo. 

El final feliz vino en la estación de postres pues debo confesar que la palabra mesura desapareció inmediatamente de mi cabeza. ¿Se imaginan lo que es disponer de chocolate cobertura de La Ibérica derretido en cantidades industriales? ¿Y tener a la mano trozos de brownie, mini churros, quequitos, waffles y barquillos? ¿Y poder combinarlo con diversas variedades de la fruta más fresca como fresas, piña, melón y uvas? Bueno pues esto no termina ahí pues el mozo también puede traer helado a solicitud.
Para un vicioso de los postres como yo La Bistecca es el lugar ideal dónde los límites no existen. Sigue siendo mi restaurante favorito y el que recomendaré una y otra vez sin dudarlo. No se olviden que en fechas especiales es recomendable hacer una reserva para evitar largas esperas.

La Bistecca queda en Av. Conquistadores 1048, San Isidro.
Estacionamiento: Valet Parking
Volvería: Sí. Para mí es el mejor buffet.

jueves, 30 de octubre de 2008

El Grifo II (Ardiente paciencia)

Actualización 25.10.13 
¡Como cambian algunos restaurantes! Cuando leo este post y veo ese local de marras en el Centro Comercial del Jockey Plaza que lleva el nombre de El Grifo pienso si realmente vale la pena crecer tanto con tu negocio. 

Tacu-tacu con lomo saltado
Tuve la suerte de que en la empresa donde trabajo me dieran un día libre. Mi voz interior me dijo: ¡Día viernes! ¡Panqueques en El Grifo! No lo pensé dos veces y de inmediato planeé un almuerzo en este lejano restaurante. Una leve imprecisión ocasionó que llegue después de la una y encontré el local invadido por una horda de hambrientos clientes esperando que se desocupe una mesa. La paciencia es uno de mis defectos pero con el tiempo he aprendido que en cuestiones de comida vale la pena esperar. Aunque no mucho. 

Esta vez vine decidido a romper la costumbre de pedir fetuchinis a la huancaína con lomo. No estaba tampoco con ánimos de arriesgarme con alguno de sus platos estilo fusión así que fui a lo seguro: Tacu Tacu con lomo saltado. En la carta lo definen como “nuestro insuperable tacu tacu” y les aseguro que se quedan cortos. Estuvo extraordinario. Cumplía con la condición elemental de tener esa textura armada y crocante. Además mezclada con los jugos del lomo saltado, me supo a gloria. El saltado tenía buen sabor pero se les pasó un poco el punto de cocción de la carne. 

Tres leches clásico
Para redondear la comida pedí un postre diferente a los legendarios panqueques. Tres leches en dos variedades: clásico y de chocolate. El tres leches de chocolate fue toda una novedad pues vino acompañado de coulis de fresa, ganache de chocolate y manjarblanco. La mezcla de sabores es perfecta. El tres leches clásico no estaba suficientemente remojado para mi gusto pero la presentación es verdaderamente de lujo. Se han tomado el trabajo de reinventar este postre y ese un gran mérito. También hay en la carta un tres leches encanelado pero me pareció muy gracioso que la mesera me indique con un movimiento de cabeza que “no pasa nada con ese postre". Da Como para pensar. ¿Por qué el personal no creería en lo que está vendiendo?

Nuevamente les dejo la recomendación de llegar antes de las una y con un grupo máximo de cuatro personas. De lo contrario se arriesgan a poner a prueba su paciencia (y la de sus acompañantes) lo que en horas de almuerzo no es buena idea. Hay mucho más que decir acerca de El Grifo pero eso será motivo de otro post. 

El Grifo queda en Av. Oscar Benavides 2703, Lima.
Volvería: No. Prefiero quedarme con los buenos recuerdos.

lunes, 27 de octubre de 2008

Chiclayo IV (Tan lejos, tan cerca)

Hace mucho recuerdo que junto a una amiga iniciamos la búsqueda del mejor brownie de Lima. Probamos diversas marcas (incluso uno llamado Brownie X) y variedades pero no llegamos a un veredicto satisfactorio pues al comprarlo ya envasado perdía muchas de sus cualidades. Me pregunto cuántas marcas pueden decir con total honestidad que venden un producto que a pesar del empaque se mantiene fresco. Puedo mencionar una sin temor a equivocarme: King Kong San Roque, para mí lo mejor de Chiclayo.

A diferencia de otras marcas este King Kong viene en un empaque sellado al vacío lo que garantiza su frescura. La galleta es suave, la mermelada es dulce pero no empalaga y el generoso relleno no tiene competencia. He perdido la costumbre de usar etiquetas pero no hay mucho que agregar cuando se habla del mejor king kong. Suficiente con decir que los dos paquetes que compré no sobrevivieron más de 72 horas. Además les recomiendo que prueben las galletas paciencia. Son unas galletas dulces crocantes con un toque de aroma a naranja y que combinarán a la perfección con helado de chocolate belga.

La fábrica de King Kong San Roque queda en Panamericana Norte Km. 180, Lambayeque. En Lima pueden encontrarlo en cualquier supermercado.

lunes, 20 de octubre de 2008

Chiclayo III (Cena chatarra)

Después de un largo tour recorriendo museos y zonas arqueológicas sólo quería darme un buen baño y echarme a dormir. Puedo ser muy exquisito en mis comidas pero cuando el sueño apremia hago concesiones, algo que siempre termino lamentando. Como sólo quería comer algo rápido y ligero fui al Real Plaza, un mall de los que tanto abundan ahora en provincias, pues con varias opciones a disposición ahí sería más sencillo escoger . 

Vista del patio de comidas
Me decidí por un local llamado Manos Norteñas que ofrecía sándwiches de pavo, lechón y asado. Iba con expectativas bajas pues quién no sabe preparar un sándwich de este tipo. No es muy difícil cortar las tajadas de carne, calentarlas con el jugo del horneado y servirlas dentro de un pan francés acompañándolo de todas las salsas posibles. Sin embargo, parece que a veces es mucho pedir algo tan simple. Ordené un par de jugos, una humita y un sándwich de lechón. Lo que me llamó la atención fue que cuando pedí salsas me dijeron que no estaban incluidas en el costo. No me afecta pagar algo adicional si quiero comer un sándwich a mi gusto pero la dependiente afirmó que por mi salud (¿?) no era bueno mezclar tantas salsas y sólo le pondría ají al sándwich. 

Sándwich de lechón, humita y jugo surtido.
Esto si me sacó de cuadro. Hubiera preferido que me diga que no tenía nada más para echar al sándwich en lugar de hacer una parodia de Bien de Salud intentando cambiar mis hábitos alimenticios. Al final el sándwich se ganó el record a la carne de cerdo más dura que he probado en mi vida. Deberían servir el sándwich al plato con tenedor y cuchillo de sierra. Sólo el hambre pudo lograr que lo termine. Para quitarme el mal sabor de boca me comí la humita que si estuvo muy buena pues estaba fresca y tenía un agradable gusto casero. Los jugos surtidos tenían su toque de algarrobina pero nada más que valga la pena mencionar. En fin, para pasar el rato pero está visto que a veces hay que decidirse por las franquicias ya establecidas. 

Manos Norteñas queda en el patio de comidas del Real Plaza de Chiclayo.
Volvería: Sólo por la humita.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Chiclayo II (Almuerzo de marras)

Durante el tour por Chiclayo el guía constantemente estuvo haciendo propaganda a un restaurante cuyo nombre nadie me había mencionado. Siempre desconfío de estas personas porque su costumbre es recomendar aquel lugar que les dé la mejor comisión. Al final ganan todos menos el cliente. Por eso me deje llevar por las recomendaciones de un amigo que vive en Chiclayo y que me había dado buenas referencias de El Cántaro. Así que con bastante esfuerzo logré convencer al resto del grupo para comer en ese lugar. Quién diría que después tuve que hacer uso de todo mi poder de convencimiento para que no me linchen por aguafiestas. 

¿Arroz con pato?
El Cántaro es el típico restaurante de ambiente rústico, ideal para turistas. Los mozos son corteses, brindan una buena atención y hacen sugerencias sobre los ¿mejores? platos. Sin pensarlo dos veces ordené un arroz con pato. A veces no me explico como el plato que es el referente de la gastronomía de una ciudad puede ser preparado de una manera tan descuidada. Un arroz verde de sabor pobre y servido con una presa de pato que daba pena. Una completa decepción y ni con ají pude arreglarlo. La presa estaba tan dura que debí pedir cuchillo de sierra siquiera para cortar una porción. No entiendo como le pueden llamar especialidad de la casa a ese bodrio. 

¿Seco de cabrito con frijoles?
Pedí también un cabrito combinado que venía acompañado de una porción de frijoles. Tal vez no debería escribir la reseña y dejar que la foto hable por sí sola. Total, esa bola de arroz con frijoles y unos trozos de carne los podría encontrar en cualquier concesionario de marras. Los frijoles completamente desabridos como si nada más los hubieran cocido en agua y de ahí servidos al plato. Asumo que la intención es comerlo mezclándolo con el jugo del seco pero sí se fijan en la foto ¿Dónde está el aderezo? Un simple rehogado de cebolla y ajo no cuesta nada y mejoraría mucho el sabor del plato. Prescindible.

Los platos estuvieron en la mesa sólo para cumplir. Quizá el chef principal estaba de mal o humor o de vacaciones pues la calidad de la comida fue bastante pobre. Después de esta visita sólo les recomiendo seguir confiadamente a su guía turístico. Sobre todo para no aguantarlo el resto de la tarde repitiendo una y otra vez como un loro: “Yo les dije que vayan al otro restaurante” 

El Cántaro queda en Av. Dos de Mayo 180, Lambayeque. 
Volvería: ¿Para qué?

jueves, 9 de octubre de 2008

Chiclayo I (Desayuno frito)

A diferencia de mi planeado viaje a Arequipa un olvido de última hora me dejó sin mayor información acerca de dónde desayunar en Chiclayo. Los vuelos de LAN llegan muy temprano así que después de pestañear un par de horas en el hotel no me quedó más remedio que salir en busca de un taxista que me lleve al "point" ideal para comer un buen desayuno chiclayano. El plato típico, frito norteño. El restaurante elegido, American. Cualquier reclamo sobre el post la culpa es del taxista del Tico amarillo. Según leí en la primera hoja de su carta obligado por la gran afluencia turística y en busca de una necesaria internacionalización (¿?) el restaurante Las Américas terminó convirtiéndose en American Restaurant. Es un local acogedor, amplio y bien iluminado. Los mozos saludan y están muy dispuestos a atenderte apenas te sientas.

Pedí el recomendado frito norteño. Según la carta el plato incluye trozos suaves de cerdo acompañados de yuca, camote, y zarza criolla. Yo esperaba algo más parecido al chicharrón pero los trozos de cerdo tenían una textura de haber sido sancochados y cocinados con una sazón muy suave. Me recordó más a un adobo arequipeño con la diferencia de que este venía acompañado de mote y zarza. Es un plato que les puede agradar si quieren comer algo ligero teniendo en cuenta que para el almuerzo les espera el típico arroz con pato. Por el ambiente y la buena atención les recomiendo darse una vuelta por este restaurante cuando viajen a Chiclayo. Estoy seguro que debe ofrecer otras opciones para la hora de almuerzo.

Restaurant Turístico American queda en Elías Aguirre 824, Chiclayo.
Volvería: Sí, me dejaron buen sabor de boca.

jueves, 2 de octubre de 2008

Panadería San Martín (Especialistas en turrón)

El turrón es uno de esos postres peruanos que nunca ha terminado de ganarse mi confianza por lo difícil que es encontrar uno que llene mis expectativas. La marca San José hace mucho que dejó de ser un producto aceptable desde el momento que cayó víctima de la industrialización. La alternativa son los turrones caseros, aquellos que hace "la mamá de la amiga" o una tía de cariño, pero cada vez son más difíciles de encontrar. Me sorprende porque para tener un buen turrón porque sólo se necesitan dos requisitos: Canutos de masa suave pero que no se desintegren al cortarlos y una miel de frutas que los cubra generosamente.

Siguiendo el consejo de una amiga (“En Lima encuentras de todo”) fui en busca de la panadería San Martín. Es un local antiguo de aspecto descuidado y que debe haber conocido mejores épocas. Pero no se dejen guiar por las apariencias, en la entrada sobre una mesa está el mejor turrón que pueden comprar en Lima. Suficiente con decirles que cumple con los requisitos del blogger: masa suave y bastante miel, mejor dicho harta miel. Además, como todo turrón que se respete viene cubierto de grageas y esos caramelos con formas de estrellas y círculos que nunca he podido comer. Felizmente todavía no se les ha ocurrido la genial idea de ponerle guindones o naranjas como he visto en otros lados. Lo mejor de todo, y que me devolvió de inmediato a mi infancia, fue que el turrón aún se empaqueta con papel marrón y esa pita azul plastificada que muchos recordarán se usaba en los años 80. Años gloriosos cuando el blogger era niño e impresionable y se conformaba con las salchipapas del Tip Top y el pionono de Belgravia. 
 
Panadería San Martín queda en Av. Nicolás de Piérola 987, Lima.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Tip Top (Un clásico)

Si de niño me hubieran preguntado cuál era mi plato favorito de comida sin pensarlo dos veces hubiera dicho salchipapas. Es que a esa edad no podía imaginar algo tan simple y tan sabroso: Papas fritas y salchichas fritas cortadas en rodajas acompañadas de harto kétchup. ¡Harto kétchup! Todo inocente a esa edad aún no me imaginaba las posibles combinaciones de salsas. Mis primeros recuerdos se remontan a la elegante cafetería de Sears donde me conformaba con pedir el mismo plato cada vez que me llevaban a almorzar. También me acuerdo de las salchipapas de La Casita donde entregaban un par de mondadientes para comerlas y si bien tenían una docena de salsas a disposición sólo atinaba a escoger el kétchup..

Salchipapas clásica
Cuando estuve en la universidad debido a mi magro presupuesto las salchipapas formaron parte de mi menú diario. En esos tiempos en los que sólo me preocupaba llenar mi estómago nunca me importó el sabor ni que hubiera más papas que salchichas. Pero no podía faltar el kétchup y tampoco la señora me que atendía con cara de espanto cuando veía que vaciaba medio envase. Podría seguir escribiendo sobre los demás lugares en las que probé este plato pero la idea es hablar del mejor.

Tip Top es el lugar donde sirven las mejores salchipapas del Perú. Incluso en la carta tiene otro nombre: Salchichas picadas especiales con papas fritas. Es el único restaurante que conozco donde utilizan salchicha Frankfurter para preparar este plato. Los huevos fritos de yema poco cocida son el complemento perfecto. Prueben a remojar un trozo de salchicha en la yema y verán a que me refiero. Además ya aprendí que puedo combinar el kétchup con ají y me siguen gustando tanto como en mi infancia. Sé que todos tienen sus favoritos en el Tip Top (La Tiptorella, el sundae, el "Hot Dog Kilométrico") pero fiel a mis recuerdos siempre comeré salchipapas. ¿Para que pedir algo más?

Tip Top está en Av. Arenales 2499, Lince.
Ticket promedio: S/.25.00 por persona 
Estacionamiento: Amplio y también brindan servicio al auto.
Volvería: Siempre. 

sábado, 20 de septiembre de 2008

El Grifo (Far far away)

Hace algunos años trabajé en una empresa tan lejos de mi casa que te tomaba una hora de camino llegar hasta allá. Levantarme temprano no me costaba ningún esfuerzo pero el trayecto hasta el cruce de Colonial con Universitaria se me hacía demasiado largo. Sin embargo debo agradecer que "por culpa" de ese trabajo conocí El Grifo. En una alejada zona, donde si se quiere encontrar algo satisfactorio para comer la mejor opción es Plaza San Miguel, este restaurante es un verdadero oasis y lamentablemente mucha gente ya lo sabe. Consejo: Si quieren comer tranquilos vayan antes de la una. Después de esa hora tendrán que armarse de paciencia para conseguir mesa.

Fetuchinis a la huancaína con lomo
La oferta de platos es muy variada: Ensaladas, carnes, arroces, pastas y postres. Hasta el cliente más cargoso podría encontrar algo que le gusta. Pero mi plato favorito, y creo que el de todos los ejecutivos de la zona, son los fetuchinis a la huancaína con lomo. La carne cocida al término medio, jugosa y manteniendo sus sabores naturales se mezcla con la salsa huancaína para producir una mezcla de sabores inigualable. No podía faltar un generoso toque de queso parmesano. Aunque el sabor sigue siendo el mismo tengo la impresión de que han disminuido las porciones. ¿O será el efecto producido por esos platos inmensos que utilizan ahora?

Panqueques de nutella
De postre pedí panqueques con nutella y considero que la voto vale más que todas las palabras que le dedique. Es increíble como de un simple postre pueden crear una impresión tan grata a la vista. Y de sabor no se queda atrás. El panqueque estaba relleno con una generosa porción de nutella y cubierto de salsa de chocolate. La clásica bola de helado de vainilla era el complemento perfecto y el adorno de caramelo era el toque lúdico, reminiscencias del programa de Sandra Plevissani. Por si acaso sólo los sirven los viernes. ¿Por qué?

El Grifo ha evolucionado desde de la primera vez que almorcé en este lugar. El ambiente es más elegante y amplio, tiene una carta con bastantes opciones y los platos han cambiado su presentación. Dudo que tenga competencia en la zona pero es satisfactorio ver el esfuerzo por mejorar. Le tengo tanto aprecio a este restaurante que pido vacaciones exclusivamente para almorzar ahí. Los precios son elevados pero justifica la calidad de los platos y la buena atención. Altamente recomendable.

El Grifo queda en Av. Oscar Benavides 2703, Lima.
Volvería: No. Prefiero quedarme con estos buenos recuerdos.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Grill Conquistadores (El beneficio de la duda)

Almorzar por el cumpleaños de un compañero de trabajo es una experiencia que me recuerda a pedir comida por delivery. Se demoran más de la cuenta, siempre se equivocan en el pedido y por la cantidad de platos ordenados al mismo tiempo el sabor nunca será el que uno esperaba. Tengo experiencia en estas lides y por eso les dejo algunos tips. Uno, hay que contar con un mártir que consiga la carta por internet y se ofrezca a registrar los pedidos con anticipación. Dos, hay que pedir un plato que no sea muy elaborado y de ser posible que ya esté listo. Tres, vayan con el estómago lleno porque la espera será larga.

Porción de pollo a la brasa.
No podía faltar al último almuerzo de cumpleaños porque celebrábamos al gerente financiero de la empresa. Además habían escogido un restaurante que no conocía: Grill Conquistadores. Pedí un cuarto de pollo a la brasa con papas pero cometí el error de no indicar cuál era la parte que quería y tuve que resignarme a comer pierna. Si bien la carne de la pechuga es más seca para eso existe el ají pollero y el ketchup. La piel del pollo estaba dorada y crujiente, la carne estaba bien cocida pero su sabor no me convenció. Lo sentí muy pobre de sazón y su textura era poco consistente. Las papas estaban más allá de su punto de cocción normal, demasiado doradas para mi gusto.

De todos modos considero que no es fácil atender una horda de comensales hambrientos en plena hora punta y día viernes. Todos los platos fueron servidos al mismo tiempo y sólo una persona tuvo que esperar más de lo debido. El personal fue bastante atento y el ambiente muy agradable. Es por eso que le concedo a este restaurante el beneficio de la duda. Por el esfuerzo mostrado vale la pena darle una segunda oportunidad, pero no para un almuerzo de cumpleaños.

Conquistadores Grill queda en calle Ignacio Merino 185.

Volvería: Trabajo cerca y no sé porque hasta ahora no lo he vuelto a visitar.

martes, 9 de septiembre de 2008

La Red (Mucho ruido y pocas nueces)

Tacu-tacu. Desconozco el origen de este plato, ambiciosa combinación frita de frijoles y arroz con aderezo de cebolla, ajo y acompañada de apanado, lomo saltado o lo que nuestra peruana imaginación sugiera. En casa había experimentado con muy buenos resultados preparando tacu tacus de lentejas, quinua y de locro. Mi receta consiste en freír un buen corte de cuadril, retirarlo en esa misma sartén preparar el tacu tacu. Con un toque de ají limo e ingredientes al gusto les aseguro que se pueden llevar gratas sorpresas.
Esto fue lo que me llevo a visitar La Red. En un programa de Aventura Culinaria mostraron orgullosamente como palto de la casa al tacu-locro, plato que me recuerda a mi infancia pues de niño me encantaba mezclar el locro de zapallo con arroz. El local estaba en plena hora punta y con mucha suerte pude encontrar una mesa al fondo del local habilitada de urgencia con sillas de plástico. La carta tenía un papel bond pegado encima para actualizar los precios lo que no me pareció acorde con la moderna decoración del local. Si les está yendo tan bien ¿No deberían cuidar todos los detalles?


Tacu-locro con apanado.
Pedí el taculocro con apanado de lomo. El plato no estaba en la carta pero el mozo me indicó que no había problema en prepararlo. A primera vista parecía bueno pero cuando lo probé resultó un plato sin nada extraordinario. Por encima estaba dorado pero por dentro no tenía esa textura armada que es característica clave de cualquier tacu tacu. De sabor tampoco justificaba el precio que había pagado. No suelo comentar esto pero tampoco me cayó nada bien, me imagino por el aceite en que deben haber frito ese apanado.


Lomo saltado
El segundo plato fue un lomo saltado del que no hay mucho que decir. Sazón correcta, papas crocantes y punto exacto de cocción de la carne. Nada más que valga la pena destacar en un plato ausente de méritos. En resumen evaluaría otras opciones antes de volver a “La Red”. Considero que es más la fama que le han hecho que la calidad de sus platos. Aparte que la relación precio calidad no está justificada conozco otros sitios donde sirven comida casera de muy buen sabor a precios más cómodos. Como dato final les sugiero que sean precavidos con el ají porque tiene un picante infernal.
La Red queda en Av. La Mar 391, Miraflores.
Volvería: Sí, de puro terco nada más.

lunes, 25 de agosto de 2008

Sol de Oro (Desayuno feliz y contento)

Actualización 08.03.14
¿Cómo le estará yendo a este buffet? En mis inicios de blogger era fácilmente impresionable pero igual no se puede negar que hicieron un buen trabajo.

Chicharrón de cerdo
Gracias a una invitación que recibí de la empresa en donde trabajo tuve la oportunidad de acudir al Café Murano del Apart Hotel Sol de Oro.  Este desayuno buffet consta de café, jugos, cereales, canasta de panes, opciones frías (queso Edam y fresco, jamón inglés y del país) y opciones calientes (huevos revueltos, tocino y salchichas fritas, chicharrón con camote, crepes y tostadas francesas) Parecen pocas estaciones pero les garantizo que satisfacen todos los gustos. Me puse como meta probar de todo un poco. El café de excelente calidad podía prepararse al gusto, solo, con leche o con agua. Había galletitas para acompañarlo, lo que me pareció un detalle de muy buen gusto. Los jugos de melón, papaya, piña y naranja tenían ese delicioso sabor de fruta fresca y de gran calidad.

Huevos revueltos con salchichas
Los huevos revueltos estaban en el punto de cocción exacto. Ni crudos al punto que se note la yema ni tan cocidos que parezcan secos. Tengo la impresión de que le habían echado algún ingrediente adicional que les daba esa textura pero por más que intenté averiguar no pude saber cuál era. Igual resultaron un excelente acompañamiento del tocino y las salchichas. El chicharrón tenía una sazón ligera y no estaba nada grasoso, venía con su parte de hueso para conservar todo el sabor. Como ya es costumbre había zarza criolla y camote frito para acompañar.

Crepes y tostadas francesas
No me parece justo escribirlo pero, sin desmerecer a las otras opciones, lo mejor del buffet fueron las crepes y las tostadas francesas. De textura muy suave y acompañadas de miel de maple eran tan buenas que provocaba repetirlas una y otra vez. Cualquier duda creo que las fotos hablan por sí solas. La atención de los mozos fue muy correcta. Están atentos a las necesidades de la mesa así como de recoger los servicios ya usados. Quedé muy sorprendido de encontrar tan buenas opciones en este pequeño hotel de Miraflores. Cinco estrellas bien puestas.

Sol de Oro Suites Apart Hotel queda en Calle San Martín 305, Miraflores.

Iguazú (El encanto de viajar)


Si tuviera que escoger mi favorito entre los viajes de este año sin dudarlo un minuto elegiría a las cataratas de Iguazú. Este blog no se ha hecho con fines turísticos pero no puedo dejar de mencionar que Iguazú es de esos lugares que merecen verse una vez la vida. El paisaje es espectacular y la infraestructura turística es impresionante. Todo está preparado para recibir al turista y hacerle vivir una experiencia inolvidable. El gasto del viaje estuvo enfocado en el transporte y la estadía por lo que tuve que ahorrar en la comida. Sin embargo hay un par de experiencias que vale la pena contar.

En las cataratas de Iguazú es recomendable llevar una botella de agua y algo ligero para comer (sandwiches, galletas o frutas). Las caminatas, largas y en subida, demandan gran esfuerzo físico y los pocos lugares que venden algo para comer lo hacen a precios excesivos. El tour incluye un paseo debajo de las cataratas así que es obligatorio llevar ropa de baño.  Un último dato: cuando vayan al lado brasileño aléjense de los coatíes porque son capaces de atacar a la gente para quitarle su comida.

En el vuelo de LAN Buenos Aires-Iguazú recibí una agradable sorpresa. El snack que repartían constaba de un mini alfajor Havanna de dulce de leche bañado en chocolate blanco, un empaque de tres galletas Havanna bañadas en chocolate y un paquete de Club Social. Para un fanático del chocolate como yo era el snack ideal y estaba mucho mejor que los poco afortunados quequitos que reparten en los vuelos nacionales. Hay que aceptar que corresponde a otra realidad. Sólo me faltó preguntar a un argentino si es que no estaban hartos de comer alfajores por todos lados.

En el lado brasileño de Iguazú fui a un restaurante buffet llamado Rafaín. Ofrece estaciones de entradas frías, parrilla, platos calientes, comida italiana y una bien surtida estación de postres. Antes que nada tengo que mencionar que la comida es solo un pretexto. El gancho del restaurante es un show de danzas de todos los países de Latinoamérica. Es realmente emocionante conocer otras culturas y costumbres pero lo que más gustó fue las maniobras de los paraguayos con las boleadoras y el fin de fiesta con un típico carnaval brasileño, incluyendo unas alegres garotas.
En cuanto al buffet ignoré la estación de entradas frías. La estación de parrilllas no fue nada espectacular. Ofrecían diversos cortes de carne al estilo argentino, sazonados sólo con sal parrillera. La estación de comida italiana fue otra decepción pues ofrecían las clásicas pastas que se pueden encontrar en cualquier buffet. Me consolé con la estación de postres. Había variedad de tortas, postres con frutas y lo mejor de todo: cinco diferentes variedades de helados para servirse al gusto. Fanático del dulce me dí el gusto de hacer todas las combinaciones posibles. Rafain es paso obligado si quieren disfrutar de un extraordinario show de danzas latinoamericanas. Pero si están cortos de presupuesto pueden obviarlo. Al menos en lo referente a la comida no justifica el precio pagado.

Para información sobre los tours pueden entrar a http://www.iguazuargentina.com/
Para información sobre el restaurante visiten http://www.rafainchurrascaria.com.br/home/

domingo, 10 de agosto de 2008

Buenos Aires (Medias lunas y dulce de leche)

Aproveché que tenía disponible una semana de vacaciones para salir del país y viajar a Argentina. Este viaje no tuvo mucho que ver con lo gastronómico pues mi destino final estaba en las cataratas de Iguazú, lugar extraordinario que les recomiendo visitar una vez en la vida. De todos modos estuve un par de días en Buenos Aires y haré una breve reseña de lo que pude comer.

En esta ciudad no encontrarán los panes que consumimos los peruanos. Recien ahora me doy cuenta cuánto uno puede valorar las cosas simples que ofrece nuestro querido país. Olvídense del pan francés, yema y ciabatta. Sólo encontrarán medias lunas que son cachitos de mantequilla granizados con azúcar o rellenos de compota de manzana. Me pareció un exceso que hasta en el Burger King lo vendan para el desayuno pero es conocido que todos los fast-food se adaptan a los países en los que operan.

Luego descubrí que el dulce de leche juega un factor importante en la vida de los argentinos. No es como el manjarblanco peruano, yo lo siento más empalagoso. Para que se hagan una idea compren un envase pequeño de dulce de leche Sancor, lo venden en cualquier supermercado. En las tiendas, verán incontables marcas de alfajores, algunos verdaderos, otros meras imitaciones. El mejor es Cachafaz sin duda y lo pueden encontrar en cualquiera de esas tiendas con el logo amarillo. Probar cualquier otra marca es lo mismo que ir a Chiclayo y no comprar King Kong San Roque. Bueno, estoy exagerando. Puede haber otras marcas recomendables pero no las encontré.

En el almuerzo decidí probar un Burger King para ver que tanto se diferenciaba del que preparan en Lima. Pedí un combo de churrasquito pizzero, que era un bistec envuelto con un par de tajadas de queso cheddar y jamón. La carne no tenía nada de especial, hasta ahora me pregunto cómo pueden llamarle churrasquito a eso. Aparte el combo medium equivale a una porción grande de las peruanas y a pesar de estar bastante hambriento no pude acabarlo. Les dejo una advertencia. No prueben la gaseosa con sabor a pomelo, es la gaseosa más amarga que he probado en mi vida. En fin, nunca se deja de aprender algo en los viajes. Para bien o para mal.

domingo, 3 de agosto de 2008

Donatello (Expertos en pasta)


Lasaña bolognesa
Para comer pastas existen muy buenos lugares en Lima pero hay uno que siempre me deja satisfecho, Donatello. Esta vez decidí evaluar la capacidad de su servicio yendo a almorzar el Día de la Madre. Día en el que como sabrán un almuerzo de celebración puede convertirse en pesadilla si no se ha hecho una reserva o uno sale muy tarde de su casa. Donatello tiene una gran variedad de platos de su carta. Pizzas, pastas, rissotos y una variedad de sofisticados postres aseguran que podrán encontrar un plato a su gusto . El local de Monterrico es pequeño lo que también asegura una ambiente íntimo ideal para cenas. Los precios son elevados pero están justificados completamente por la calidad de los platos y la buena atención.
Canelones del chef
Uno de mis platos favoritos son los "Canelones del chef".Son canelones de queso ricotta, espinaca y carne gratinados con salsa del chef, que no es otra cosa que salsa blanca mezclada con salsa de cocción del asado. La idea funciona para salir de la común salsa bolognesa o cuatro quesos. En la foto pueden ver además que la porción es bastante generosa. Es ideal para aquellas personas que desean probar algo ligero.

Esta vez pedí ravioles de carne en salsa bolognesa con asado. El asado es extraordinario. De una textura que no es necesario utilizar el cuchillo y de un sabor que me cuesta trabajo describir porque las palabras no le harían justicia. La salsa bolognesa tenía el típico sabor italiano que hasta ahora no logro reproducir en mi cocina. Es un plato algo pesado. La combinación ideal sería con ravioles de espinaca pero es cuestión de gustos. En resumen Donatello es una buena opción para consumir pastas.

Donatello queda en Av. La Encalada 551, Surco.
Tiene otro local en Av. José Pardo 1010, Miraflores.
Volvería: Puede que sí y puede que no.

viernes, 25 de julio de 2008

Tacna (San Antonio clonado)

¿Se imaginan estar en provincias y encontrar un sitio donde los sándwiches tienen los mismos nombres y descripciones que una de las cafeterías más conocidas de Lima? Yo no quise pensar en la acostumbrada viveza criolla que pulula por doquier. Al contrario me pensé que una idea genial y salvadora de no ser porque sólo quedó en el nombre. Con ustedes: Café DaVinci.

Este lugar me llamó la atención pues en Tacna la oferta de comidas se limita a las clásicas pizzerías, pollerías y chifas. Esta vez no estaba dispuesto a repetir el menú de chuletas con papas fritas que me ví obligado a consumir por razones políticas (traducción: un inoportuno paro regional) En mi agonizante búsqueda descubrí este sitio que por su fachada prometía algo aceptable. Lo primero que me llamó la atención fue que la carta incluye sándwiches cuyos nombres son idénticos a los del San Antonio. Así que motivado por esta feliz circunstancia decidí darles una oportunidad. Sabía que la calidad no sería la misma pero ¿qué perdía intentándolo?


Pedí un croissant mixto, el sándwich más simple que se puede encontrar en cualquier parte. Lo máximo que se puede esperar es que el pan este caliente y el queso en la temperatura ideal para estar ligeramente derretido. Por lo visto exigí demasiado y considero que la foto es suficientemente habla por sí sola. De tomar pedí un chocolate que me hizo recordar al producto instantáneo más barato que se pueda encontrar en el mercado y para empeorar las cosas, aguado. Pienso que deberían ser más honestos y poner en su carta “chocolate en polvo sin marca”. Como cierre de fiesta queda la pésima atención del mozo, pues se demoró demasiado para traer el pedido y después la cuenta. No esperaba un café Illy pero esto fue más allá de mi tolerancia. Quedan advertidos pues de este lugar no puedo recomendar nada rescatable. Sus precios elevados no guardan ninguna relación con lo que sirven. 

Café DaVinci queda en Calle Arias Aragüez N°122, Tacna.
Volvería: Ni pensarlo.

viernes, 18 de julio de 2008

Pasquale Hnos.II (¿Delivery? Ni lo piensen)

Este restaurante ya cerró sus puertas. Hay tantas nuevas propuestas de sánguches y hamburguesas artesanales que la competencia debe haberle pasado factura.

Pedir comida por delivery es uno de los mayores riesgos que uno puede correr. Múltiples factores como la demora en la entrega, la mala atención o los inevitables faltantes en el pedido pueden ocasionar que una opípara cena se transforme en un calvario. Para los contadores acostumbrados a consumir comida por delivery en tiempos de cierre no es raro pasar por estas situaciones. Así que además de estar armados de grandes dosis de paciencia también podemos anticipar de que pie cojea cada restaurante. Lamentablemente uno siempre se puede topar con algo peor y fueron dos pésimas experiencias que me motivaron a escribir sobre el delivery de Pasquale Hnos. de Comandante Espinar.

La primera vez el motorizado llegó a mi trabajo preguntando por otra persona e indicando un número de anexo errado. Es un error infantil pues uno siempre confirma por lo menos dos veces los datos. Al parecer a la dependiente le pareció suficiente consignar el número que figuraba en su sistema (¿dónde quedó el criterio que te obliga a pensar que si te llaman de una empresa hay distintos clientes?) A los 45 minutos tuve que llamar preguntando por el pedido, conversar con el administrador y darle los datos correctos. El motorizado obvio no se enteró de nada, volvió y se apareció con un pedido frío. Tuvo que regresar y traer uno nuevo que a manera de disculpas el supervisor ofreció de cortesía. 

La segunda vez fue peor porque había ordenado un pedido para siete personas. Luego de una larga espera llamo y me responden que como el sistema estaba colgado se habían perdido todos mis datos. Obvio que el pedido nunca pasó del papel a la realidad. La administradora me dijo que ella misma iba a supervisar la preparación del pedido y que estaría en mi trabajo máximo en veinte minutos. Luego de esperar otros 45 minutos llegó el motorizado. Con seis personas esperando hambrientas y con ganas de lincharme por hacer el pedido a este sitio no me iba a quedar tranquilo. Así que llamé a presentar el reclamo y nuevamente el pedido fue de cortesía.

Los sandwiches de Pasquale Hnos. son muy buenos pero sinceramente olvídense del delivery. O no han capacitado bien al personal o su capacidad para atender la gran cantidad de pedidos no es suficiente para brindar un servicio aceptable. No pienso darles una tercera oportunidad.

martes, 15 de julio de 2008

Pasquale Hnos. (Y sigue cambiando)

Este restaurante ya cerró sus puertas. Hay tantas nuevas propuestas de sánguches y hamburguesas artesanales que la competencia debe haberle pasado factura.

Escribir un post sobre Pasquale Hnos. es un riesgo pues desde que esta sanguchería apareció su carta ha sufrido múltiples cambios. Aparecieron nuevos sándwiches, variedades al plato y empalagosos postres. Pero hace un par de semanas que volví me di con la sorpresa que nuevamente la carta no era la misma. Es por eso que sólo me limitaré hacer una breve reseña de aquellas opciones que vale la pena probar.
Sándwich de lechón
El sándwich de lechón (Lechón al jugo, lechuga, mayonesa y salsa criolla) es suficientemente jugoso para disfrutar el sabor de la carne sin ningún aderezo. Nunca pido salsa criolla porque siento que le da un sabor muy fuerte. La porción es suficiente aunque no llega al nivel de aquellos que se podrían comer por ejemplo en el parque Kennedy. El de lomo saltado (Lomo saltado, cebolla, tomate, ají amarillo, pimiento y queso fundido) en tamaño grande es la apoteosis del “sanguche” peruano. Harta carne con el sabor ahumado del saltado. Suficiente para satisfacer al paladar más exigente. Por mí le quitaría el pimiento pero es cuestión de gustos.

Sándwich de lomo saltado
Ya no busquen más en la carta el pavo Pasquale. Sólo queda hacer un requiem por el mejor sándwich de pavo con queso, champiñones y cebolla. Era muy bueno y cumplidor sobre todo porque utilizaban cebolla blanca que daba buen sabor combinando muy bien con los demás ingredientes. De sus acompañamientos también tengo que lamentar la desaparición de las papas Miraflores que venían cubiertas con queso derretido y champiñones. Paso completamente con las boliyucas que son una masa desabrida sin ninguna cualidad rescatable.

La variedad de salsas es el punto fuerte del Pasquale. Algunas clásicas e infaltables (ketchup –aunque ahora lo dan en esos irrompibles sachets de Alacena-, tártara, golf), otras aparente creación de Acurio (anticuchera -mi favorita-, pachamanquera, carretillera). Son un buen acompañamiento y reflejan la ansiedad desmedida de los peruanos por combinar la mayor cantidad de salsas en un solo sándwich. Sólo tengo una crítica que hacer. Su salsa de ají y de rocoto no pican, son muy suaves. Un cambio radical ha sido poner las salsas en esos dispensadores al estilo del Bembos. Lo considero un acierto teniendo en cuenta que las cubetas con los cucharones brindaban un aspecto muy desaseado.

martes, 8 de julio de 2008

Arequipa IV (Postre: Un clásico)

Vista de la vitrina
¿Qué más se puede decir acerca de una empresa que tiene casi 100 años haciendo chocolates? Si a eso le agregamos que se ubica en uno de los departamentos más prósperos del Perú entonces tenemos una combinación ganadora. No hay mucho que pueda agregar acerca de La Ibérica, una marca conocida por todos los peruanos a los que les gusta el verdadero chocolate. Claro, sin tomar en cuenta esas golosinas "sabor a chocolate" que dominan nuestro mercado. 

Según un folleto informativo que me entregaron la empresa funciona desde 1909 produciendo chocolates combinando recetas españolas caseras con ingredientes naturales. Según leí en un artículo de El Comercio en La Ibérica no tienen recetas secretas. Sólo se limitan a usar los mejores insumos que si bien implica un alto costo de producción que no cualquier empresa puede asumir garantiza esa calidad insuperable que mantiene año trás año. 

Recuerdo que cuando era niño y me decía que un familiar había viajado a Arequipa siempre esperaba ansioso el regreso porque estaba seguro que me traerían una bolsita de toffees o de bombones de chocolate. Ahora yo soy el que viajo y siempre hago una parada en la tienda del aeropuerto para abastecerme de chocolates para la familia y los amigos.

Estar en sus tiendas es para mí lo mejor de Arequipa. Sonará exagerado pero por más que haga una lista de lo que debo comprar siempre termino regresando para comprar algo adicional. Alguién podrá argüir que en Lima pueden comprarse estos chocolates en los stands que tiene y en los supermercados, pero eso no se iguala a la sensación de estar en una tienda de La ibérica y ver chocolates en las cuatro esquinas. Mi último viaje a Arequipa incluyó una visita obligada a La Ibérica. En la foto pueden ver el botín obtenido: chocolate blanco, bombones de coco, pastillas de leche, turrones y bombones tres estrellas. Existen otras marcas de chocolate muy buenas en el Perú, pero si hablamos en términos de variedad de productos, La Ibérica lleva varios años de ventaja.


Para mayor información de sus tiendas en Lima visiten su web: www.laiberica.com.pe

martes, 1 de julio de 2008

Arequipa III (Cena: Embutidos a discreción)

Vitrina de productos
Guiado por la recomendación de una arequipeña de pura cepa caí por la Salchichería Alemana. Este restaurante es el paraíso de los que disfrutan de comidas recargadas de calorías. Una rápida ojeada a la carta les dará la seguridad de encontrarse en un emporio de los embutidos. Salchipapas, hamburguesas y sándwiches de embutidos acompañados de papas fritas y también de salsas a discreción. Aunque debo mencionar que su ají es un punto débil. Además de no picar nada, no tiene la clásica textura de “crema” imprescindible en cualquier sanguchería que se respete. Se los perdono por la buena calidad de los insumos que utilizan.
Sándwich de lomito ahumado
Para comenzar pedí el sándwich de lomito ahumado. Está hecho con carne de cerdo ahumada al mejor estilo de los embutidos alemanes. Su calidad no tiene nada que envidiar a los que podrían conseguir en cualquier supermercado limeño. Lo que si falló fue el pan de yema, mejor lo hubieran servido con un francés. De sabor estuvo muy bueno aunque ligeramente salado por lo que recomendaría que no le echen ningún aderezo. Luego probé las salchipapas completas. Lo más resaltante fue el sabor fresco de las salchichas. Además venían en cantidad suficiente para guardar equilibrio con las papas fritas. Encima de todo eso venía un huevo frito cuya yema medio cocida pude combinar a mi gusto con el kétchup y el ají. Las papas cumplieron porque estaban crocantes y nada grasosas.

Además de su gran variedad de sándwiches y demás bocadillos en esta tienda pueden comprar productos directamente de fábrica. Variedad de embutidos, salchichas, carne de cerdo y pastas. Recomiendo su lomito ahumado y el filete ahumado. Combinados con un molde de queso paria comprado en el mercado de San Camilo pueden preparar un pastel de papa en el microondas que los hará sentirse chefs por un día.

La Salchichería Alemana queda en Calle San Francisco N°137, Arequipa. 

martes, 24 de junio de 2008

Arequipa II (Almuerzo: Sólo para carnívoros)


Es muy probable que para comer en Arequipa cada quien tenga sus lugares favoritos. Tomando en cuenta que ahora existen restaurantes típicos, clásicos y gourmet, la lista es bastante grande. Sulu es un restaurante turístico que ofrece platos típicos de comida arequipeña. Atiende en un amplio local de dos pisos con varios ambientes. Suficientemente grande para que los mozos se pierdan con el pedido y demoren más de la cuenta en atender, como me ha sucedido en las tres ocasiones que he comido en este lugar. Que paciencia la mía. 

Doble. Chicharrón con rocoto relleno.
En esta ocasión pedí el Doble: Chicharrón de cerdo acompañado de rocoto relleno y pastel de papa. Es una buena combinación pero esta vez me fallaron pues el rocoto estaba más relleno de verduras que de carne, recurso manido que utilizan algunos restaurantes para rebajar costos. La textura del pastel de papa sufrió por el recalentado. Felizmente el chicharrón fue un punto aparte. Muchas veces he escuchado que para comer buen chicharrón hay que pedir la porción con hueso y en esta ocasión pude comprobarlo. La carne tenía un sabor delicioso, cocinada en su punto y perfecta para comer sin ningún aderezo ni zarza de cebolla. Solita se defendía 

Chuleta mixta
En alguno que otro post he mencionado que de vegetariano tengo muy poco y de carnívoro todo. Por eso ordené como segundo plato una chuleta mixta. Son dos chuletas fritas de cerdo y res, acompañadas de verduras encurtidas y papa dorada. Siempre me dijeron que en Arequipa se come la mejor carne y luego de comer en el Sulu no lo pondría en duda. No tuvieron que esforzarse mucho, la carne mantenía todo sus sabores porque el punto de cocción fue adecuado. Las verduras encurtidas son una agradable variante del arroz y papas fritas que solemos consumir en Lima. Obvio estas chuletas se comen tal cual sin ningún aderezo o ají especial.
El postre fue lo mejor del almuerzo. Con el tiempo he aprendido a prescindir de las etiquetas y con mayor razón en una ciudad de donde no soy originario. Jamás le voy a enseñar a un arequipeño cuál es la mejor comida. Pero sí puedo recomendarle a ustedes el queso helado del Sulu. Tiene el toque perfecto: ni muy aguado ni muy empalagoso. Tiene ese sabor casero que sólo se logra con la receta de la abuelita. Y la porción es inmensa. Alcanza sobrado para toda la familia. Luego he probado otros quesos helados en la ciudad, en versiones gourmet y de carretilla pero ninguna se le iguala. Es obligatorio que luego de consumir este almuerzo recargado de calorías pidan una copita de anís Najar. Alegra el día, cae muy bien y ayudará a la digestión. Recomiendo el Sulu si es que le dan más importancia a la cantidad que a la calidad. No encontrarán platos muy elaborados pero sí recteas tradicionales. No se No olviden ir con bastante tiempo pues la atención es lenta y su ubicación está algo alejada del centro.

Sulu queda en Av. Progreso N° 202, Huaranguillo.
Volvería: Sí. Es un restaurante para calmar el antojo.

domingo, 15 de junio de 2008

Arequipa I (Desayuno: Adobo en Cayma)

El adobo es uno de mis platos favoritos. Me gusta tanto que me he vuelto un experto cocinándolo. Sólo hay que comprar medio kilo de costillar de cerdo, dejarlo en salmuera toda la noche en chicha de jora, ajos y otros ingredientes que garantizarán un sabor perfecto. Al momento de prepararlo hay que medirse un poco con el ají colorado y echar un toque de azúcar para equilibrar la acidez de la chicha. El toque final es un cucharadita de orégano bien restregado. Combinado con arroz blanco y camote sancochado es un éxito absoluto. Durante mi último viaje a Arequipa aproveché la oportunidad para probar el adobo de Cayma. Según me comentario varios lugareños es el mejor de toda la ciudad. 

El lugar escogido para desayunar adobo fue Sabor Caymeño. Es un restaurante muy sencillo, como todos los de la plaza de Cayma, pero se notaba aseado. El adobo arequipeño tiene bastante caldo porquese come con pan de tres puntas como único acompañamiento. La porción es más que suficiente para una sola persona. La carne de cerdo estaba cocida en el punto ideal pero el sabor del caldo me pareció algo fuerte. Creo que se les pasó lamano con el ajo. Es obligatorio que después de comerlo pidan un mate o un té piteado (té con un chorrito de anisado) para que no les caiga pesado. Comer adobo en Cayma es parada obligatoria en Arequipa. Tal vez haya sitios mejores pero en mi caso, el desayuno se toma temprano y este era el único restaurante abierto a la hora que fui.

Sabor Caymeño queda en Plaza Cayma 112, Cayma.

jueves, 5 de junio de 2008

Sweet Garden II (No sólo de pan vive el hombre)

Tal como mencioné en el primer post sobre el Sweet Garden una sola visita no sería suficiente para probar sus incontables variedades de panes salados y dulces. Hay tantas opciones para escoger que me tomé varios minutos recorriendos los anaqueles en busca de algo que llame mi atención. 

Panes dulces
El chifón de coco con mermelada de naranja es insuperable. Tiene una textura muy suave y una ligera cobertura de mermelada de naranja que no resulta empalagosa. También compré un rollo de chocolate relleno de fudge y un pan danés relleno de dulce de leche. Ambos fueron una decepción pues al igual que otras panaderías el relleno se quedó en las puntas del postre mientras que adentro no tenía nada. El keke de pecanas cumplió mis expectativas auqnue no es nada especial. Es un simple bocadillo para comer a media mañana o en la tarde con el café. 

Panes salados
No me fue mejor con los panes salados. Su pan de tres quesos sólo tiene queso en la parte superior del pan como un gratinado pero adentro es un simple pan de yema con sabor a ajo. No sé donde estaban los tres quesos a los que hacía referencia el nombre. La brocheta de prosciutto es un pan de masa de hojaldre con pequeñas tajadas de prosciutto. Es muy rico y luego de calentarlo, un excelente acompañamiento para el capuccino que pedí. La empanada de carne Sweet Garden fue otra decepción. El relleno es muy pobre y encontré más aceitunas que carne. La masa es muy endeble pues apenas la hinqué con el tenedor se desarmó. Compré tambien muffins de plátano y chocolate que no tenían nada que valga la pena mencionar.
Con esto doy por cerrado el capítulo Sweet Garden. Me gusta el sitio, tiene tortas de excelente presentación, postres de buena calidad, sobre todo sus cheesecakes, pero en lo referente a sus panes brindar una gran variedad implica el riesgo de que algunos aparezcan en los anaqueles sólo por cumplir. Si visitan esta panadería tómense su tiempo en escoger detenidamente lo que comprarán para no llevarse una decepción.

lunes, 2 de junio de 2008

¿Tortas de novia? (¡Las de antes!)

Cuando era niño y me arrastraban vestido de gala para asistir a una boda sólo había un motivo que me hacía soportar la interminable ceremonia: la torta de bodas. En mis primeros recuerdos están grabadas aquellas escenas en las que luchaba por colarme entre los invitados y conseguir una porción de ese queque de frutas secas cubierto con una suave masa glacé. Nunca faltaba una tía con cara de institutriz alemana que me mandaba a rodar con el cuento de “los adultos primero”. Es ahí cuando adoptaba mi faceta de niño bueno y utilizaba mi infantil poder de convicción para que mi mamá ceda la suya o pida otra porción para su adorable retoño.

¿Esto es una torta de novia?
Por eso cuando en la última boda que fui me entregaron el esperpento de la foto no tuve mejor idea que dedicarle un post. La porción es minúscula y las frutas secas brillan por su ausencia. Además por el sabor y textura que tenía este queque es obvio que su periodo de caducidad ya había pasado. No logré averiguar el nombre del catering ni se cuánto habrán pagado, pero con mis conocimientos básicos de repostería hubiera preparado algo mejor que eso. Pueden ahorrar en fiesta, en champagne, en decoración pero la torta de bodas es sagrada. Al menos en la mía prometo que no jugaré con la ilusión de los niños.

martes, 13 de mayo de 2008

Barra Brava (Todo tiempo pasado fue mejor)


Actualización 24.10.13
Hace mucho que Barra Brava dejó de existir pero cada vez que paso por la calle Berlín no pudo evitar sentir algo de nostalgia.

Vista del local original
En la prehistoria del blog Barra Brava fue uno de mis lugares favoritos para comer. No por el hecho que sirvieran platos con nombres relacionados con el deporte rey, tampoco la decoración con motivos de fútbol, menos las transmisiones de los partidos. Me gustaba porque era el lugar para comer platos repletos de calorías y acompañados de un buen trago. Para cenar con la enamorada, para tomarse unas cervezas con los amigos, para almorzar un domingo, era un restaurante que servía en cada una de estas situaciones. Hasta ahora me acuerdo de su salchipapas Boca Juniors (papas fritas, salchichas frankfurters y dos huevos fritos encima), del Chilavert (papas fritas, dos hamburguesas coronadas con tiras de tocino y huevos fritos) y el elegante Capitán de América (filete de pechuga al oreganato acompañado, nuevamente de papas fritas). ¿Ya ven? ¿Dónde se encuentra ahora ese tipo de platos?

Pero con el tiempo su calidad fue decayendo. Cuando pedí un Chilavert la carne de la hamburguesa tenía un sabor muy fuerte, casi diría hasta descompuesto. Lo atribuí a una mala casualidad. Pero meses después una nueva visita terminó de convencerme de que para este lugar las épocas de gloria ya habían pasado. Fui con una amiga y aparte de servirme un plato terriblemente desabrido (tan malo que no me acuerdo el nombre) el nivel de servicio fue muy pobre. En los últimos meses ví una banderola que anunciaba el lanzamiento de su “combinación criolla” a 15 soles. Mala señal. Tengo la teoría de que restaurante que promociona sus platos mediante una gigantografía es porque está dando sus últimos manotazos de ahogado.

Que pena por Barra Brava. Pasé muy buenos momentos en este restaurante, pero quizá el desgaste de su imagen, el pobre intento de relanzar la carta, y la mala atención en mi última visita me han quitado las ganas de volver a pisar su local.