jueves, 30 de junio de 2011

Kintaro (La leyenda hecha realidad)

Kintaro, "el niño de oro", es el nombre de un personaje del folclore japonés. (Gracias Wikipedia) Según pude leer este famoso niño tenía una fuerza descomunal que le permitía triturar piedras, arrancar árboles y pelear sumos con los osos. El hecho que un restaurante utilice el nombre de tal personaje se me antojó una buena señal. Si pensaban que la comida nikkei se limitaba a makis y sashimis pues aquí también podrán encontrar platos calientes muy bien servidos. Comencé el almuerzo con unos de sus platos más conocidos, el famoso Yume maki. ¿Cuántas veces habré visto la foto de estos makis en la revista Etiqueta Negra? Preparado con pescado enrrollado y empanizado, relleno con pulpa de cangrejo, salmón y nori, cubierto con salsa de champiñones salteados. Este maki es el ideal para los que deseen iniciarse en la comida nikkei y sienten reticencia de los sabores demasiado naturales. Como el pescado está cocido tal vez se acerca más a un cordon bleu que a un maki, pero es cuestión de gustos.

De segundo plato pedí un Kaisei Grill, filete de pescado a la plancha cubierto de mariscos salteados con salsa de soya y verduras grilladas. Punto fuerte del plato, el delicioso sabor "ahumadito" de los mariscos. Las verduras al grill también se merecen una mención pues a pesar de no tener alma de vegetariano no paré hasta acabarlas, además que también habían champiñones a discreción. Ojo que es un plato tamaño familiar, ideal para compartir entre varios. Tal vez estoy contradiciendo las normas de urbanidad pero no dejen de probar un poco del jugo del saltado mezclado con arroz frito.

Para acompañar pedí un arroz fusión, arroz ahumado al wok con pecanas, holantao y shiitake. Algo que me gusta mucho de este tipo de arroz es su textura melosa, que lo hace sencillo de comer con palitos. Ya lo he probado antes en Edo y siempre me ha dejado con muy buen sabor de boca, sobre todo por la sazón ligera y la combinación de ingredientes. Es ideal para acompañar cualquier pescado o carne a la brasa. Creo que aún no puedo escapar a mi peruanísima tendencia de comer todos mis platos con arroz.

Sólo de puro curioso ordené un postre para terminar el almuerzo: el tempura de helado, helado frito arrebozado sobre salsa de naranja y Grand Marnier. Estaba emocionado por comer mi primer tempura y no me percaté de un pequeño detalle ¿Dónde quedó la salsa de naranja y Grand Marnier? En la parte final del post se darán cuenta que su ausencia no fue mera casualidad. Igual degusté el postre que consta de una bola de helado vainilla envuelta en una masa frita muy crocante. Creo que si hubiera tenido ganache de chocolate o salsa inglesa encima, lo hubiera disfrutado más. Aceptable pero nada extraordinario.

Obvio que con una carta tan amplia tenía que regresar al Kintaro para seguir evaluando su oferta. Nuevamente comencé con una ronda de makis y esta vez le dí la oportunidad al acevichado, el maki más clásico de todos. Hecho con palta, queso crema y langostino empanizado, cubierto con pescado blanco, salsa acebichada y calamares crocantes resultó más que cumplidor. Será porque era un día tranquilo y tenía todo el tiempo del mundo para consumirlo que me pareció incluso mucho mejor al que sirven en Edo.

Después ordené un Kintaro Batayaki, pescado trozado y mariscos a la plancha en salsa de mantequilla y ajos. El nombre lo dice todo, porque si lo comparten será una verdadera batalla para ver quien come más antes que se termine. Con la experiencia pasada de lo bien que cocinan los saltados ahora me topé con un delicioso plato a la plancha. Sazón muy equilibrada, gran variedad de mariscos y una porción generosa lo convierten en una opción muy recomendable. El toque muy suave de ajo creo que es lo que da un sabor aún más especial al Batayaki.

Para acompañar quise pedir de nuevo un arroz frito pero me confundí con los nombres y terminé pidiendo un Yakimeshi Mix, un arroz saltado con una mixtura de mariscos. Es diferente al arroz fusión porque se asemeja más a un chaufa en versión nikkei. Obvio que el plato tiene sus méritos (sobre todo, no tiene ese sabor salado que se encuentra en la comida china) pero la idea es pedirlo siempre como acompañamiento antes que como un plato principal. Al final es cuestión de gustos y ustedes deciden.

Para terminar nuevamente cometí el error de pedir un postre. Esta vez le tocó al volcán de chocolate con helado de ciruela. Lo que llegó a la mesa fue un volcán apagado con una microscópica bola de helado D'Onofrio de lúcuma. Ante mi reclamo el mozo me salió con esa convenida respuesta de: "Es que se ha acabado el helado de ciruela". Del volcán tampoco hay mucho que agregar, un queque seco sin ninguna virtud. Me queda claro que los postres nunca serán el fuerte de Kintaro, al menos hasta que sus mozos aprendan a decir la verdad o se animen a cambiar las descripciones en la carta.

En general fueron dos buenas experiencias las que pasé en Kintaro. Sus saltados si me parecieron más que cumplidores y los recomendaría en primer lugar. Los makis me dejaron con ganas de seguir probándolos. Además el ambiente es muy agradable y los precios son muy cómodos. Vale la pena darse una vuelta para ver la leyenda hecha realidad.

Kintaro queda en Av. La Molina 1111, La Molina.
Teléfono 349-0116
Volvería: Sí. Kintaro es una buena opción para quitarse el antojo de comida nikkei.

13 comentarios:

Gabriela dijo...

Se supone que no es hora de tener hambre (11 pm), pero igual me provocaste con la descripción de esos yume makis.
Qué linda tu prima. Me encantó el detalle de los chocolates sorpresa.

Onix dijo...

mmm..apuntado esta, no pedire postre...estos dias mi primo llega con los petits deserts de lindt que le pedi...q ansias¡¡¡¡

Cyrano dijo...

Mi muy apreciado Renzo.ya lo dije antes no me agrada la comida japonesa,pero te reto como caballeros que somos a que me recomiendes un lugar que hasta los postres sean para diabeticos. ¿Me recibes el guante? :D
A propo, pásate por mi blog. Me son importantes tus comentarios.

Cris dijo...

Hola Renzo,

He visto la carta-menú del Kintaro antes de comentar hoy (debiera llamarse Kintaro Wong... o Chang... pues me parece que tiene alguna influencia de la cocina china, no?)

Lamento mucho la "estrellada" contra la pared debido a los postres... De paso, te diré que la gran mayoría de "sushi-ya" (restaurants especializados en sushi y sashimi) tradicionales con las justas tendrían "frutas de la estación" para servir de postre.
Por otro lado, tenemos los populares "kaiten-zushi" que son los restaurants que tienen una correa-sin-fin (por decirlo de alguna forma) donde los platitos de sushi, y otros, van dando vueltas y vueltas y los comensales escogen a su gusto lo que desean servirse (todo entra por los ojos); aquí sí hay postres variados. Estos "kaiten-zuzhi" son los lugares más económicos (por lo menos un dólar y medio por un par de sushi), por tanto los más populares... pero, de hecho, en ninguno encontrarás "maki" como las que hacen en Lima! ja ja ja... ni en sueños!

Me parece que estás volviéndote un experto en el uso de los palillos!

Muchos saludos.

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

¡Son muy buenos! No sé a quién se le ocurrió pero me parecen una idea genial para los que están aprendiendo a comer makis.

Mi prima se pasó de cordial. A veces el internet te permite volverte a encontrar con gente muy valiosa.

¡Saludos!

Renzo dijo...

Estimado Onix

Prepara un día, un momento, un lugar para probar los mejores chocolates del mundo.

Los bombones petits desserts son de otro mundo ja ja ja

¡Saludos!

Renzo dijo...

Estimado Cyrano

Tengo tres lugares en mente que podrían servir para cumplir el duelo. Lamentablemente estoy en unas semanas muy ajetreadas en el trabajo que me están quitando tiempo para cumplir con mi vicio.

Tienes dos blogs. ¿Cuál quieres que visite primero?

¡Saludos!

Renzo dijo...

Estimada Cris

Gracias por tu aporte desde el otro lado del mundo. Siento mucho interés por saber como son los makis "de verdad" y tu aporte es muy valioso.

A propósito, la otra vez vi una noticia donde mencionaban esos melones carísimos. Hasta ahora no puedo creer que paguen tanto. Ja ja ja...

Saludos

PS: En cuanto a los palillos tengo experiencia porque alguna vez una amiga oriental me invitó a comer a su casa y me vi obligado a usarlos.

Anónimo dijo...

Que buena recomendación! Nunca se me hubiera ocurrido ir al Kintaro.

Me gustaría ver una reseña de Dánica en tu blog. Se ha convertido en mi restaurant favorito.

Cys

Renzo dijo...

Estimada Cys

No tienes las veces que me han hablado de ese restaurante pero no puedo encontrar tiempo para visitarlo.

En agosto ya debo haber pulido un poco la agenda para hacerle un espacio. Sé que se lo merece hace rato.

¡Saludos!

Kiki dijo...

Te recomiendo el lomo saltado con risotto y la lasagna saverio ;)

Cys

Anónimo dijo...

Yo tenia un Atari...Y jugaba (Cuando mis hermanos me dejaban claro) Space Invaders y Combat jaja...Cada vez que veo tus chocolates BABEO...Gracias a Dios yo tambien tenia una amiga en Suiza que me mandaba cada vez que podia una caja de chocolates Uhmmm...Gracias Patty!

Saludos

Eliana

Renzo dijo...

Estimada Eliana

También me acuerdo de Combat. Esos juegos tenías que hacer volar tu imaginación para pensar que un rombo deforme era un alien ja ja ja.

Te cuento que en Vivanda están trayendo nuevas y muy buenas marcas de chocolate: Cailler, Godiva y Ghirardelli.

Igual nada se compara al buen gesto que tienen los amigos...

¡Saludos!