jueves, 6 de diciembre de 2012

A quien madruga II

¿Tan rápido llegamos a Diciembre? Ahora que terminó la primera parte del proyecto académico en que estoy involucrado puedo darme tiempo para escribir más seguido y terminar de una buena vez la trilogía de los desayunos y la del Swissôtel.

Famoso por motivos que no vale la pena recordar, el hotel Golf los Incas es uno de esos sitios que despertaba mi curiosidad pero que siempre dejaba "para una siguiente ocasión". Aunque después de leer esta reseña se darán cuenta que no se perdió mucho con la espera. ¿Quién diantres me lo habrá recomendado? Este limitado desayuno buffet consta de tres estaciones: jugos y cereales, sándwiches fríos y bocadillos calientes.

Estación de jugos y fruta fresca
Comencé por la estación de jugos donde encontré los clásicos de papaya, piña, fresa y naranja. Suficiente para crear un jugo surtido a mi gusto. Punto a favor de ellos, ponen cucharitas dentro de las jarras para remover el jugo cuando se asienta la pulpa. Aunque no lo crean este es un detalle que muchos hoteles dejan pasar. En cuanto a las frutas frescas no había mucho para escoger así que, resignado, me serví un poco de cereal con yogur. Como para imaginar que estoy tomando un desayuno ligero.

Estación de sándwiches fríos
En la estación de sándwiches fríos tenían lo justo: jamón inglés, del país, de pavita y algunos quesos.  También habían sendas canastillas de panecillos dulces para acompañar el café y salados para prepararse un sándwiches al gusto. Por la poca variedad y la disposición la estación me recordó más a esos coffee break que sirven de cortesía en las reuniones corporativas o en cursos de capacitación. No esperaba ver prosciutto italiano pero tengo la impresión de que podían ofrecer algo más.

Estación de piqueos calientes
Para terminar probé algunas opciones calientes. Las pizzitas y el chicharrón de pollo se me antojaron muy pesados para desayunar, igual con las brochetas de lomo (Por el recalentado el lomo se recocina) y las boliyucas. Felizmente había una estación de huevos preparados al momento donde me saqué el clavo con mi clásico omelette de champiñones. Suficiente para completar la reseña pero no para convencerme de volver. No es que sea malo sino que la variedad es demasiado simple como para justificar el precio. Creo que las cinco estrellas crean demasiadas expectativas y después de esto me queda claro porque en mi ranking personal las cadenas internacionales seguirán ocupando los lugares de vanguardia. Sí, señor.

Hotel Golf Los Incas queda en Av. Cerros de Camacho 500, Surco.
Horario: Lunes a domingo de 06:30 am a 11:00 am.
Ticket promedio: S/.49.00 por persona
Teléfono: 709-0000
Volvería: No, sólo fui para sacarme la duda.

4 comentarios:

Gabriela dijo...

Con estas observaciones, creo que no iría. Sobre todo porque la distancia a recorrer hace que me desanime más.

mividaenundulce dijo...

Ahora que veo este post he recordado haber ido una vez a desayunar con mi esposo, como nos queda relativamente cerca nos pareció un abuena idea. Y también he recordado la sensación que me dejó, algo pobretón para tratarse de un hotel como ese. No estaba mal, pero la verdad uno espera algo más. Y eso mismo, recuerda mucho a coffee break.

Renzo dijo...

Estimada Gabriela.

Olvídalo, mejor volvemos a Doña Paulina. Ja ja ja XD

Saludos

Renzo dijo...

Estimada MVD

Así es. No es que sea malo sino que por un adicional puedes desayunar mucho mejor en otros hoteles cinco estrellas.

Saludos