sábado, 6 de junio de 2015

Mamma Lola (De vuelta por Miraflores)

Ya estoy de vuelta. Luego de una agotadora semana viajando por las carreteras de Estados Unidos es tiempo de volver a lo más importante: escribir para mis lectores las reseñas con  la información más relevante sobre los restaurantes de Lima (provincias y el extranjero) y así ellos puedan elaborar sus propias aventuras gastronómicas.

Encurtido de berenjena
A mediados de mayo recibí una invitación del restaurante Mamma Lola para una cena maridaje. Tenía mucho interés en conocerlos pero mi agenda personal (y profesional) ya estaba copada y no pude confirmar mi participación. Felizmente seguían muy interesados en escuchar mi opinión y fijamos otra fecha para conocer su propuesta y también poder dialogar con el chef responsable. Vale la pena indicar que en las fotos aparecen los platos en porciones para degustar, lo más adecuado para darme una idea de su amplia propuesta.

Carpaccio de lomo fino
El local de Mamma Lola  es un acogedor rinconcito en pleno corazón de Miraflores. Con catorce años de historia su nombre hace referencia a la mamá del dueño que solía cocinar recetas clásicas de la comida italiana. En sus inicios, motivados por la alta presencia de turistas, ofrecían con éxito platos tradicionales de la comida peruana. Sin embargo buscando recuperar su esencia de trattoria comenzaron a adecuar sabores peruanos a las técnicas de cocina italiana. Una apuesta novedosa, que si bien implica un nivel de riesgo abre el mercado para los comensales que desean salir de la zona de comodidad a la que a veces nos lleva el mercado.

Alcachofas gratinadas a la florentina
¿Qué más ofrece Mamma Lola? La preparación de los platos es casera, todo se hace en el taller  usando insumos de calidad óptima y respetando la elaboración artesanal sin químicos ni preservantes. Basta un ejemplo, las lasañas se hacen al momento capa por capa sin caer en el facilismo de tener los moldes listos. Obvio esto viene acompañado de un adecuado manejo de los tiempos de servicio.

Pizza miraflorina
Comienza mi jornada degustando la cortesía de la casa que viene en forma de un encurtido de berenjena. La voz de mi niño interior protesta inmediatamente: ¡Blogger, tu no comes berenjena! Vamos, con siete años a cuestas escribiendo de gastronomía voy a dejarme vencer por un miedo infantil. Saco fuerzas de flaqueza y con el mondadientes  pruebo el trozo más pequeño. Impecable. La textura de la berenjena es suave y el sabor del encurtido agridulce me alegra la vida. Quería divertirme y coloqué un poquito sobre una tajada de pan al ajo logrando una combinación perfecta. Simple pero efectivo.

Risotto nmorteño
Luego me sirven carpaccio de lomo fino de res. No soy muy adepto a este plato porque nunca me ha convencido la carne a la inglesa, suelo darle preferecia a la bresaola pero no puedo negar que esta vez me sorprendieron. Es la receta clásica sin sobresaltos pero la carne no tiene un sabor  intenso y no tengo ningún problema para terminarlo. Seguimos con las alcachofas gratinadas a la florentina, plato que enamora a primera vista con su cuidadossa presentación. Es gratificante ver como han encontrado el equilibrio entre los diversos ingredientes. Es común encontrar gratinados donde el queso juegan un rol protagonista y la densidad termina agobiando luego de un par de bocados. La reducción de vino tinto cumple un papel que va más allá de aportar un toque de color al plato.

Entrando a los fondos traen la  pizza Miraflorina, la especialidad de la casa. Lomo de res frito, chorizo, aros de cebolla, pimiento, aceitunas y champiñones. Primer detalle, celebro que el lomo venga en el punto correcto de cocción. Segundo, el grosor medio de la masa, ni muy delgado que parezca una galleta de agua ni tan gruesa como un pan campesino. No me sorprende que figure en un ránking de los mejores lugares para comer pizza en Lima.  Ojo que también ofrecen la pizza en forma de corazón con el mismo gramaje y cantidad de ingredientes.

Sigue un risotto norteño, plato ante el cual no puedo evitar sentir escepticismo. ¿Acaso no es llevar la fusión muy lejos? Pero a veces los chefs saben como demostrarme cuando me equivoco. Y es que si me presentan un risotto donde están los sabores del norte: culantro, loche y chicha de jora, sin que ninguno se lleve el protagonismo y además el pato, macerado en una mezcla de licores, ha sido correctamente procesado y cocido, entonces no tengo absolutamente nada más que agregar sino callarme y disfrutar cada bocado. Los ñoquis rellenos a los cuatro quesos terminan de convencerme de que en este restaurante no se van por las ramas. Muchas veces he desdeñado este plato por la textura muy ligosa de los ñoquis, aquí son usaves y como vienen rellenos de prosciutto le aportan una textura interesante. La salsa de cuatro quesos (gorgonzola, gouda, parmesano y edam) está bien trabajada, no abruma y se integra adecuadamente. El tomate confitado es el toque final para un plato muy recomendable.

Tres leches de manzana
Si no hay un postre en la mesa nunca daré una cena por concluida y al parecer en Mamma Lola tenían mis gustos estudiados con anticipación. Para terminar me ofrecieron un tres leches pero, algo que nunca he visto, con sabor a manzana. Creo que la foto habla por sí sola y no les contaré más para que ustedes lo evalúen. Sin pecar de optimista es probable que algunos comensales lo conviertan en su postre favorito.

Mamma Lola me deja lleno de esperanzas al ver que todavía hay restaurantes que se atreven a dar un paso más allá de lo tradicional sin sacrificar la calidad ni la técnica. Considero que todavía hay mucho por descubrir en su carta y es suficiente para planear otras visitas, sin  previo aviso. Me quedo corto con la reseña pues no les he contado sobre la decoración. Cada pared del local es parte de la historia pero ya se los dejo a ustedes de tarea para que se entretengan viendo detenidamente las colecciones. Mi agradecimiento a todo el equipo del restaurante por hacer de esta visita una oportunidad tan grata.

Mama Lola queda en Diez Canseco 119, Miraflores.
Horario: Lunes a domingo de 12:00 a 12:00
Teléfono: 241-6335
Volvería: Sí por sus platos tradicionales. Y esa pizza...
Estacionamiento: Tienen una playa propia a media cuadra.

5 comentarios:

Gabriela dijo...

He ido solamente una vez a Mamma Lola y la verdad es que me encantó todo lo que probé. Lo recomiendo ampliamente a quien busque buena comida italiana tradicional.

Crios dijo...

Blogger, ¿cual es el precio del ticket promedio?

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Miraflorina que se respete debe regresar a Mamma Lola. =)

¡Suerte!

Renzo dijo...

Estimado Crios

Como fui invitado no pude darle una ojeada a la carta. Prometo volver en el corto plazo.

Saludos

alejandra gonzales lucana dijo...

Excelente sugerencia Mamma Lola, habrá que darse una vuelta por allí.