viernes, 18 de marzo de 2011

La Lucha (Ni pica ni gusta)

Me aprovecho del título del post anterior para resumir lo que fue mi desventura en esta promocionada sandwichería, un local que intenta ofrecer un producto diferenciado pero que sucumbe ante su incapacidad para atender la gran demanda de clientes. Aún recuerdo la primera visita que les hice. La cajera se equivocó al momento de digitar el pedido y quiso obligarme a llevar un sándwich que no había ordenado. Su nula capacidad de servicio al cliente sólo pudo ser compensada por la aparición de la administradora quien la conminó a anular el pedido de inmediato y devolverme el dinero. ¿Lo más lógico, no? Obvio que por el mal rato preferí ir a otro lugar.
Según leí La Lucha era una sandwichería al paso que decidió expandirse abriendo un local con todas las de la ley. A mi no me agradó mucho su sistema. Primero se paga el pedido en caja y entregan un letrerito con un número. De esa manera los dependientes pueden identificarte y traer la orden. No vi que fuera una idea muy afortunada porque al final vi que terminaban gritando los nombres de los clientes para atender la mesa. ¿En qué quedamos?

El sándwich de lechón a la leña cumplió con lo ofrecido, un gusto diferente a cualquiera que hayan probado antes porque usan leña de algarrobo. Ese sabor ahumado sólo lo he encontrado en un chifa de Lima y me pareció algo insuperable. Lastimosamente todo queda en el sabor porque la carne estaba muy seca. Le faltaba ese clásico "juguito" de lechón que tiene este tipo de sándwiches y tuve que echarle todas las salsas que encontré para que sea comestible.

Del pan con chicharrón no tengo mucho que decir. De la misma calidad que el del Farolito pienso que harían mejor sacándolo de su carta. Nada rescatable. Vayan por el Kio para que les den unas clases de cómo preparar el mejor sándwich de chicharrón. También probé sus famosas papas fritas huayro que aparte de que estaban fritas con cáscara no tenían otra característica que valga la pena mencionar. ¿Pensaban que por el hecho de ser huayro tenían que ser obligatoriamente buenas? Vamos no sean tan optimistas.

Mi visita no hubiera pasado de ser una experiencia meramente olvidable pero como siempre algunos lugares hacen unos méritos para complicarlo todo. Mientras estaba en la cola hubo un problema con la energía y las máquinas se colgaron. Las cajeras sólo podían emitir boletas manuales. ¿Se imaginan lo que se demoraban en atender a lo que estábamos en cola? Encima tenían que escuchar reclamos de clientes que aún no recibían su pedido en mesa. Peor aún, como había tal aglomeración de gente delante de las cajas, había que estar cuidando los bolsillos porque no faltó un rapaz que buscaba sacar provecho del desorden. Me parece que la Lucha no lucha por ganar nuevos clientes. Nunca fui uno y tampoco pienso serlo en el futuro porque no habrá una tercera visita.

La Lucha queda en Av. Diagonal 308, Miraflores.
Volvería: No. Demasiada gente.

12 comentarios:

Gabriela dijo...

Me habían hablado maravillas de este sitio. ¿Es posible que las indeseables circunstancias que te tocaron cambiaran un poquito tu percepción?

Onix dijo...

He pasado mil veces por ahi y la cantidad de gente me ha hecho desistir de entrar y pedir algo. Antes de llevarme malas impresiones (para eso estas tu...jijijiji), me quedo con mi clasica Pava donde me atienden en mi mesita. Saludos. Mmm me haz hecho antojar un pancito con chicharron del Kio con un cafecito con leche...

Cris dijo...

Hola Renzo,

A pesar de tu crítica, en estos momentos ¡qué no daría yo por comer uno de esos sandwich!.
A propósito, no tenemos por estos lares ese tipo de pan francés.

Con el terremoto, tsunami, y los problemas de la planta nuclear... estamos con problemas de abastecimiento de productos, en especial de alimentos.
No he conseguido ¡ARROZ!, creo que voy a morir lentamente... snifffff...

Muchos saludos.

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

El problema con la Lucha es el primer punto de contacto con los clientes: las cajeras. No tienen la capacidad para atender la gran demanda de gente.

Cuando llegas a la mesa ya tienes el hígado cruzado y así sea Caroline Wozniacki quien traiga tu pedido la verás con mala cara.

Tienen que urgente la manera de solucionarlo.

Saludos

Renzo dijo...

Estimado Onix

Eso hice el día que confundieron mi pedido. Me fui a La Pava a disfrutar de un creativo sándwich de ají de gallina.


Y en cuanto al Kio. Canastos que bueno es ese sitio. Y sólo tiene una caja pero saben lo importante que es la atención al cliente.

Saludos

Renzo dijo...

Estimada Cris

Hace algunos años estuve en París y pude entender, a la mala, lo que significa no encontrar tu comida favorita.

Desde aquí mis mejores deseos para ti, que todo salga bien en estos momentos tan difíciles que están pasando en Japón.

¡Un abrazo a muchos kilómetros de distancia!

Anónimo dijo...

hace poco fui a tomar un jugo a 'Zummo Gusto'.Habia un solo cajero y una sola persona que atendia.Le pedi un jugo grande y se demoraron 15 minutos. Cuando me llamaron resulto que el jugo era chico. Le reclame y me dijo que lo iba a arreglar. Y para mi sorpresa le echo mas agua!!! OSEA -.- Asi como dices, ni aunque atendiera Federer regreso por ahi.

Saludos

Eliana

Renzo dijo...

Noooooo!!!
¿Cómo pueden hacer esas cosas?¿Pero dónde tienen el criterio estos chicos?

Increíble.

Gracias por tu aporte Eliana.

Saludos

Anónimo dijo...

esos sanguches me parecen de los corrientes, cuando una persona ve tanta gente en un local se crea esa idea de que su comida es muyy bueno pero nah, fui con 2 amigos y a ninguno nos gusto lo que pedimos, probamos el de cada uno y tampoco... al final nos conformamos con comprar un helado de pinkberry que por cierto son ricos pero no valen lo que cobran...

Renzo dijo...

Estimado Anónimo


Intuyo que como tiene taaaanta aceptación al final terminan sirviendo cualquier cosa.

Pinkberry se aprovecha muy bien de la novelería de los limeños. Tampoco me ha parecido nada memorable.


Saludos

Verónica Chinchón dijo...

Somos chilenos y junto a mi marido estuvimos en Lima en Septiembre. No fuimos una sino varias veces a comer los exquisitos "sanguches" y las deliciosas papitas huayro en LaRCOMAR y también en el centro de Miraflores. Tu visión me impacta por lo negativa. Recomiendo a ojos cerrados La Lucha...MUY BUENO!

Renzo dijo...

Hola Verónica

Es tu opinión y se respeta como todas.

Valga la pena mencionarlo, los he vuelto a visitar y sigue sin parecerme gran cosa.

Saludos

Renzo