miércoles, 14 de septiembre de 2011

Mistura 2011 (Cada vez más grande)

Sólo la Providencia pudo brindarme la oportunidad de asistir a Mistura. Cuando ya había perdido las esperanzas de encontrar tiempo y entradas para asistir al evento gastronómico del año, el Finance Manager de mi trabajo me obsequió con boletos para usar ese mismo día. Como blogger tenía que estar presente de todas formas en Mistura, pero como contador sabía que tendría que luchar contra el tiempo para cumplir con mis responsabilidades. Esta es la reseña de todo lo que pude ver y comer en dos brevísimas horas. Nunca el tiempo fue tan tirano conmigo.

Llegando a Mistura me di cuenta de una dura realidad. A pesar de haber llegado 12:00 en punto la extraordinaria cantidad de gente en las afueras me hizo entender que era muy tarde. De inmediato fui a comprar los tickets de comida y noté que esto aún implica un gran problema para Mistura. Sobre todo porque hay gente que recien delante de la caja se pone a pensar en cuántos debe comprar y si debe pagarlo en efectivo, con tarjeta de crédito o con puntos Bonus. Sólo como dato les digo que no todos los restaurantes aceptan los famosos tickets así que guarden algo de dinero y sobretodo, sencillo.

Iluso yo quise comenzar la jornada gastronómica en los restaurantes de caja china o chancho al palo. Lamentablemente las colas que vi me recordaron esas épocas electorales cuando la gente va a la Reniec a sacar a última hora sus documentos. Resignado fui a la sección huariques y escogí los stands donde hubiera menos gente. Primero pedí una huatia en "El refugio de Santiago". Me gustó sentir el sabor de la carne cocinada con las hierbas y ajíes regionales. De textura también estuvo en su punto y no tuve que luchar con el cuchillo. Los tubérculos no me parecieron gran cosa, al menos teniendo en cuenta el enfoque de cocina autóctona que ofrece este restaurante.

Después fui por la chicharronería "Mi pequeño Lurín". En este lugar tuvieron la proactiva idea de tener el chicharrón trozado y guardado de antemano. No fue una idea muy afortunada porque lo servían frío, lo que para mi gusto resultó muy desagrable. Felizmente también pedí una porción de relleno que frieron al momento. Estuvo muy rico y con el camote me recordó esos legendarios desayunos dominicales que consumía de niño. Como seremos de glotones los peruanos que había un aviso que advertía "No vendemos tamal". Creo que perdieron algo de plata por no hacerlo.

Aún no estaba satisfecho y el tiempo corría así que debía elegir el lugar más cercano a mi posición. Felizmente en la sección de "Cocinas regionales" encontré a El Rincón del Pato, un restaurante de Lambayeque donde cocinan magistralmente este plato bandera. La porción que me dieron no me impresionó; es más, la presa de pato daba pena. Sin embargo cuando me llevé a la boca una porción de arroz lamenté no haber comprado dos porciones. Un arroz graneado con ese delicioso sabor norteño que sólo pueden conseguir los expertos y que estaba caliente cuando me lo sirvieron. Obligatoria una parada en este local donde felizmente no había mucha cola.

Obvio que no iba a combinar estos platos con gaseosa así que hice una breve parada en emolientes San Roque. Para mí el emoliente más que una bebida es una medicina, nada se compara a tomarse uno recien hecho con ese sabor resultado de la combinación ambiciosa de hierbas y frutas, con su textura gomosa por la linaza, y con su toque de limón. Después llegó el momento de atacar los postres. Quizá alguien pueda argüir la ingenuidad de ir Mistura para comprar algo de Tanta pero debo confesar que yo no suelo concurrir a este local y debía aprovechar esta oportunidad de oro para comprar sus postres. Bastó un mordisco de un macarrón de chocoframbuesa para lamentar haber dejado pasar tanto tiempo sin haber visitado este local. Advertencia, estos macarrones pueden ser realmente adictivos. Yo compré tres para "probar" y terminé llevando tres más porque los devoré en un minuto.

Buscando algo más clásico fui por el stand de postres limeños de Tina Mía. Su combinado patrio de mazamorra y arroz con leche estuvo muy pobre. Si bien la mazamorra tenía bastante fruta seca el sabor era muy simple y al arroz con leche no le encontré nada rescatable. Peor, la textura que tenía me dio la impresión que lo habían preparado con leche en polvo. La situación empeoró aún más cuando fui al stand de Dulces Rosita para comer picarones. Completamente desabridos y ni siquiera pidiendo miel adicional pude terminarlos. De mi parte no les recomiendo que vayan a ninguna de estas dos dulcerías. Y me queda la gran duda de si es que cualquiera puede armar su puesto en Mistura.

En resumen fue una visita muy corta y que no me permite dar una opinión final acerca de esta feria gastronómica. Pero me llevo la percepción de que esta feria ha crecido demasiado y no necesariamente en calidad. El hecho de cocinar para tantas personas y con prisa puede afectar el resultado final de algunos platos. Si a eso le agregamos que después de formar una cola durante dos horas uno no va a estar del mejor humor, las decepciones pueden ser muy duras. Como le dije a alguien, paciencia y expectativas moderadas son muy necesarias para visitar esta feria. Aprovechen en ir antes del fin de semana, después será demasiado tarde. Por algo se los digo.

Tres consejos.
-Escojan aquellos stands donde haya menos cola. Formar una fila durante dos horas para recibir una porción minúscula y mal cocinada no vale la pena.
-Lleven ropa y calzado cómodo. La gente camina por donde puede y ha dejado al parque de la Exposición convertido en un terral. El calor infernal del mediodía y de las cocinas tampoco ayudan mucho.
-Sean muy organizados. Mientras una persona va a comprar los tickets otra puede ir haciendo cola para las comidas. Tengan planes alternativos en caso no puedan comer en los lugares elegidos de antemano para evitar malos ratos.

13 comentarios:

Gabriela dijo...

Siempre me he preguntado si la enorme cantidad de gente que va a este tipo de actividades lo hace porque le gusta o por decir que ha estado ahí. O sea, ¿novelería pura? No digo que sea tu caso, ojo.
Creo que pasarán años antes de que anime a ir a Mistura.

jca dijo...

Este año no iré, me da flojera hacer colas esta vez (fui el año pasado). Pero considero que para "gozar" la feria uno debe permanecer todo el día. Mi reseña del 2010 acá: La feria de la comida. Saludos.

Cyrano dijo...

Esto es lo que pienso de mistura: asi con minusculas mucha comida mala, fria, sin sabor, hecha al tun tun debido a la cantidad de gente. Hay que comer en envases de plastico con los odiosos tambien cubiertos de plastico y ademas parado.Se ha convertido en una feria de tercera. Hay muy buena comida ofrecida por grandes cocineros,dentro de un pesimo ambiente,ubicada en un lugar inadecuado.

(tildes omitidas adrede)

katiadocumet dijo...

Quedé agotada de solo leer tu experiencia jajaja será que yo odio las multitudes y las colas, no creo que vaya a Mistura...aunque no digas nunca.Y eso que de chica vivía abonada en la Feria del Hogar, donde casi siempre mi familia tenía algúm stand y eran masas de gente.
Lo que es lamentable es que hayan locales que se preocupen por estar en esta feria y por otro lado no se preocupen por mostrar la mejor calidad.
El emoliente tomado de noche en carretilla es una de las cosas que más extraño!!

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Lamentablemente la novelería es un defecto con el que nacemos los peruanos.

Como bien dices un buen porcentaje de gente irá sólo para tomarse la foto del Facebook.

Saludos

Renzo dijo...

Estimado JCA

Mi intención era tomarme un día de la semana para asistir a la feria pero las responsabilidades laborales pesaron más este año.

Después de haber ido tampoco me arrepiento mucho de mi fugaz visita.

Saludos

Renzo dijo...

Estimado Cyrano

Ten por seguro que una parte de mí piensa como tú.

No es lo mismo comer en un restaurante, cómodo y bien atendido que en un ambiente bullicioso en platos de plástico con un mar de gente detrás tuyo.

Ese es el lado oscuro de Mistura que muchos no quieren reconocer.

Saludos

jca dijo...

Mi punto de vista es que la feria ésta no está hecha para "comer" exactamente (los que esperan comer como en un restaurante mejor abstenerse). Cuando fui el año pasado mi idea era ir a conocer "novedades" (como la tal lasaña de ají de gallina o los panes de todo el país o el café Tunki o las papas de las más extrañas variedades o ver cómo se hace el chancho a la caja china). Es decir mi objetivo fue de aprendizaje/cultura en primer lugar (claro que disfrutar de un arroz con pato o de un sauco sour es bienvenido).

Anónimo dijo...

Yo tuve la suerte de asistir el año pasado solo porque estaba de vacaciones...llege 9am y sali a las 4pm...despues de haber hecho cola 45 min para ir al baño...la verdad me parecio demasiada gente para el local. Ojala este año haya estado mejor.Mis favoritos fueron el queso helado, la pachamanca recien salida de la tierra y claro el emoliente.

Saludos

Eliana

Renzo dijo...

Estimado JCA

Es un punto de vista muy válido. Lamentablemente mucha gente piensa que llegó la oportunidad de oro para comer de todo a precio regalado.

Craso error. En algunos casos se convierte en una verdadera estafa.

Saludos

Cyrano dijo...

jca:bien por ti...esa es la otra cara de la moneda.

Maestro_RoShi dijo...

Yo no le veo los problemas que leo en los comentarios. Es más, este es el tercer año en el que voy y nuevamente no he hecho cola para comprar, salvo la caja china porque me di un vueltón para ubicarla y perdí valioso tiempo (claro que esto fue lo primero quefui a comprar porque sé que las comidas rústicas son las que mas colas tienen). Reconozco que siempre hay cosas que mejorar, pero este año la organización ha sido mejor, y en el balance no hay nada que reclamar. No espero platos de loza, cubiertos de acero ni manteles de tela porque sé que no me los van a dar. En cambio sí voy para disfrutar y comer variado y bien (aunque la comida del año pasado estuvo mejor). Tampoco voy pensando que Mistura es el cielo y que todo lo que voy a comer estará delicioso, porque no es así.
Este año lo que me hizo la feria fue el arroz con pato que probé del Costanera 700 (probé el arroz con pato gracias a tu recomendación del Rincon del Pato, que también estaba bueno). No soy de comer este plato, pero el del costanera me lo como de nuevo con todo y envase de plástico. Lo que sí se extrañó el Cheesecake de Toblerone.

publivery impresiones dijo...

Yo esperaré a que se maten ... luego cuando baje la fiebre, cuando ofrezcan lo mismo afuera, iré a degustar tranquilamente