jueves, 1 de noviembre de 2012

A quién madruga... (I)

Cuando yo era niño y me levantaba amodorrado para ir al colegio mi madre siempre me saludaba con la misma frase: "Hijo, a quién madruga Dios le ayuda" Ahora cuando me levanto temprano para ir a trabajar y no luchar contra el tráfico es imposible no acordarme de la frase de marras. Gracias mamá, te debo una.

Estación de panes
Los que leen este blog desde sus inicios sabrá de mi afición por los desayunos buffet de los hoteles cinco estrellas. Quizá alguien pensará en que allí puedo comer en exceso pero no, se trata de tener a disposición el mejor café recien pasado, la fruta más fresca lista para consumir y un omelette a mi gusto preparado al momento (para el blogger con hartos champiñones) Con varios hoteles ya visitados en mi lista sólo faltaba el más clásico de todos: El Sheraton Lima Hotel. Hecha la reserva mi deber era levantarme temprano (¿También los domingos?) para ver todo lo bueno que podía encontrar.

Estación de frutas frescas
El desayuno empezó con la clásica visita a la estación de jugos y frutas. Resultó algo escasa de variedad pero debe ser culpa de la de estación. La uva y la tuna no son frutas que vea en muy seguido en mi dieta así que me conformé con una ensalada de papaya y sandía para refrescar el paladar. Después pasé por la estación de panes donde encontré unos panes dulces de canela y chocolate, ideales para acompañar mi café. La estación de fiambres fríos no me impresionó porque tenía lo justo: Mortadela, jamón inglés, jamón del país y queso Edam. No esperaba ver jamón serrano español pero quizá un queso importado o un salame no estaría demás.

Estación de bocadillos calientes
Luego me tocaba una vuelta por la estación de fiambres calientes donde encontré buenas opciones: mini-salchichas frankfurter, tocino, papitas salteadas y huevos revueltos. Nada más rico que combinarlos con un baguette o un mini-francés. Curiosidad no antes vista: una estación de shawarma, bocadillo árabe que consiste en láminas de pollo cocidas en un asador vertical y que luego se sirven en un pan pita. Lo interesante es que el pollo tenía un aderezo de ají panca y además lo servían con salsitas peruanas: huancaína, ocopa y una infernal salsa de rocoto molido.

Estación japonesa
Punto fuerte del buffet: tres estaciones especiales no muy comunes en otros desayunos. La estación light con yogurt descremado, leche de soya y descremada así como mermeladas dietéticas y fiambres bajos en calorías. (Jamón de pavita y queso fresco). La estación japonesa con tamagoyaki (omelette especial al estilo japonés), misoshiru (caldo de pescado y pasta de soya), rolls y verduras encurtidas. Comida japonesa a las 7 de la mañana no es algo que me provoque mucho y sólo me animé a probar un roll de prosciutto que resultó buenísimo. Finalmente está la peruanísima estación de caldo de gallina y para acompañar limón, cebollita china, ají limo y huevo duro. Considero que hasta la persona más exigente estaría a su gusto.

Capuccino decorado
Hay un punto que debo mencionar expresamente y es la calidad del servicio. Los mozos son muy corteses y están atentos a las necesidades o pedidos especiales que uno pueda tener. No se trata sólo de recoger los servicios usados sino también de ofrecer, por ejemplo, café descafeinado, o traer un plato de fiambre caliente a la mesa para que uno no se levante. En la cocina incluso se tomaron el trabajo de decorar el café (se darán cuenta por qué les preguntan su nombre) Esos detalles son los que a uno lo impresionan y le dejan ganas de volver. Sheraton Lima Hotel, sin discusión un desayuno cinco estrellas.

Sheraton Lima Hotel Convention Center queda en Paseo de La República 170, Lima.
Horario: El desayuno buffet se sirve de 6.30 a.m. a 10.30 a.m.
Ticket promedio: El costo es de S/.49.00 por persona.
Teléfono: 315-5000
Volvería: De hecho. El Sheraton es todo un clásico del que sólo puede esperarse lo mejor.

6 comentarios:

mividaenundulce dijo...

Ja,ja,ja...el café se parece a mi wawa...ja,ja,ja...
No sabes el gusto que me ha dado saber que el Shheraton conserva algo de su prestigio, que creo se ha venido un poquito a menos con tantos hoteles nuevos y modernos que hay.
Me encantó que tengan la estación light de verdad, porque entros lugares le llaman así sólo porque hay yogurt, cereal y leche, aunque nada de ello se considere dietético. Eso sí, caldo de gallina...mis respetos...un acierto de lujo...

Gabriela dijo...

Imagino que si un clásico no pierde sus características, debe ser por algo. Qué bueno saber que ese pedacito de nostalgia sigue siendo merecedor de sus estrellas. A ti, mis respetos por levantarte temprano un domingo cualquiera.

Rubi Sierra dijo...

indiscutiblemente la atencion de los mozos es un plus adicional a lo bueno que es el desayuno buffet del sheraton, el dia que fui habia chancho a la caja china, toda una exquisitez...definitivamente vale la pena levantarse temprano y disfrutar esas delicias...punto malo...poca variedad de panes y pastelitos dulces

RoMa dijo...

Hola,

Voy a llevar a mi esposo a tomar edesayuno por su cumpleaños y se me ocurrió algún hotel. Sin importar el precio cuál sería el mejor o me recomendarías para esta fecha especial.

Gracias!!

Pd. Muy bueno el blog

Renzo dijo...

Hola Roma

Prueba con The Observatory del Miraflores Park plaza. La vista es única y su propuesta es más sofisticada que la de otros hoteles

Saludos

RoMa dijo...

Gracias por la recomendación. He ido al Observatory, es más he trabajado en el Miraflores Park. El desayuno es muy bueno pero creo que no muy variado. Tu post de La Vista en Marriot me convenció.

La verdad muy bueno y divertido lo que haces en el blog.

Saludos