domingo, 14 de abril de 2013

Un domingo cualquiera II

Que ingrata puede ser la labor de un blogger gastronómico. Pero como dice mi lema "a veces acierto, a veces me equivoco pero nunca dejo de contarlo"

Pollos y Parrilladas Hilton (El clásico que no fue)
Si ni siquiera nos ponemos de acuerdo cuál es la mejor parte del pollo a la brasa (¿Pierna o pechuga?) ¿Cómo decidir cuál es el mejor? ¿Probando todas las pollerías? Terminaría como en la película "Super Size Me"...

Pollos Hilton, una pollería que tranquilamente podría entrar en la definición de clásico, era una leyenda urbana para mí. Sin embargo hay domingos en los cuales amanezco con todas las ganas de romper mitos. Apenas entré al local la vista me dejó un poco decepcionado. El mobiliario antiguo, las cartas de plástico opaco por el uso, un letrerito de papel que decía "Prohibido traer bebidas". Lo primero que se me vino a la mente es que estaba en un huarique. "Ya pues Renzo no en todos los restaurantes te van a poner mantel blanco ¿No?" Dejando a un lado mi fijación por los detalles me preparé para vivir una epifanía.

Medio pollo a la brasa.
El medio pollo a la brasa viene acompañado de una generosa porción de papas fritas y ensalada de lechuga, tomate y pepinillo. Primer detalle, el pollo tiene un ligero toque oriental que lo hace diferente a cualquier otra pollería. No hay que ser un experto para detectar el sabor de la canela china. Segundo, el sabor no se queda en el pellejo también está en la carne, cualidad que no se encuentra a menudo. Las papas fritas canchán fueron un éxito. Nada de grasa, secas y bien crocantes. Si a eso le sumamos el clásico ají pollero, más picante que el promedio, tranquilamente hubiera podido decir que estábamos ante un candidato de fuerza para una lista de los mejores pollos a la brasa.

Pero, siempre hay uno, apenas terminé de comer ví algo caminando por el tabique de madera. Llamé a la ¿administradora? (O lo que haya sido quien me atendió) y me dió una brillante respuesta: "¡Pero si acabamos fumigar hace dos días! ¡Ya no sé que hacer!" A ver, dejemos algo en claro. Por más antiguo y sencillo que sea un restaurante la presencia de plagas es un aspecto imperdonable e injustificable. Ya no se trata de "blogger fijón y criticón" sino de una cuestión de salud. Si la administradora no sabe qué hacer pues yo sí lo sé. No volver más. Chau Pollos Hilton.

Pollos y parrilladas Hilton queda en Julio C. Tello 802, Lince.
Volvería: No. Lo he dicho varias veces, con la salud no se juega.

Swissôtel (Men at work)
Sí ya sé. ¿Otra vez el Swissôtel, blogger? ¿Qué puedo hacer? Necesitaba algo para cambiar el mal sabor de boca que me dejó la pollería de marras y ningún lugar mejor que el Gourmet Deli. Pero esta vez me llevé una sorpresa...

Torta rubia. Sólo para fanáticos de lo dulce.
Primero las malas noticias. El Swissôtel está desarrollando un proyecto para construir una nueva torre y por eso La Fondue estará cerrada dos años. ¡Dos años! Será por la mejora pero me duele en el alma no poder cenar en ese restaurante que es un pedacito de Suiza en Lima. Además Sushicage cambio de ubicación y ahora está en la terraza de Le Cafe. La misma calidad, diferente lugar. Ahora las buenas noticias (al menos para el blogger). Como siempre el Gourmet Deli salvó mi día con su torta rubia, un queque de húmedo de pecanas con chantilly y manjarblanco. Es una de esas tortas que como una vez al año porque es bastante empalagosa pero acompañada con frutas frescas (fresa o kiwi) puede ser toda una revelación. Gourmet Deli, ¿para qué más?

Gourmet Deli queda en Vía Central 150, San Isidro.
Horario: De lunes a domingo 7:00 p.m a 9:00 p.m.
Ticket promedio: S/.25.00 por persona
Teléfono 421-4400
Volvería: Siempre.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

¿Plagas en un restaurante? ¿Y la administradora lo admite? ja, ja. Pues yo tampoco volvería por allá, ni iría a ver si ya solucionaron el problema.

Renzo dijo...

Gabriela

Algunos sitios piensan que por ser clásicos o por tener el respaldo de la gente pueden hacer literalmente lo que les da la gana.

Pero yo sólo creo en escribir mi experiencia tal cual la viví. Para bien o para mal.

Saludos

Pao dijo...

El tema de las plagas en restaurantes es un tema realmente complejo y no únicamente propio de los restaurantes modestos y son muchos más comunes de lo que la gente normalmente cree.

Yo trabajé para un famoso restaurante cinco tenedores en donde la plaga de cucarachas sigue demostrando la resistencia de eso insectos pese a las recurrentes fumigaciones que se le practicaban a dicho lugar.

Lo que sí me parece legítimo es que los comensales no deberían conocer las deficiencias sanitarias que adolece algún establescimiento.

Saludos y me encanta el blog.