sábado, 15 de junio de 2013

Arequipa XVII: Penitencia

Vista del convento
Por culpa del tiempo la prioridad de mi estadía en Arequipa era visitar restaurantes que no hubieran aparecido antes en el blog y La Trattoria del Monasterio me pareció una opción adecuada. Era mi obligación evaluar este restaurante con su propuesta de fusión de comida italiana e ingredientes regionales en un ambiente único. De acuerdo a su carta "La sola referencia al Monasterio invita a la reflexión y al sosiego (...) a sentir el canto solitario de la naturaleza." Todo bien pero faltó un pequeño detalle, sobre todo cuando su comida recuerda más a una penitencia...

Raviolitos Chinatown
Para comenzar elegí los raviolitos Chinatown, rellenos de camarón, pollo y cerdo acompañados de salsa de sillao al ajonjolí. Primer detalle, el relleno era un trozo de masa en el cual era muy difícil identificar un rastro de carne. Por la textura asumí que habrá estado durmiendo un buen tiempo en la refrigeradora. Segundo, los raviolitos no estaban bien cocidos porque en los dobleces había rastros de harina y masa dura. Tercero, la salsa de acompañamiento era completamente prescindible. Estaba hecha con sillao espesado con maicena y un exceso de kión. Mejor hubieran puesto un poco de hoi-sin que se encuentra en cualquier supermercado.

Risotto silvestre
El risotto silvestre fue una verdadera decepción. Los que me siguen hacen buen tiempo saben que soy un fanático de los hongos y por eso esperaba un risotto ligero tal cual lo había probado en Aïoli o La Traviata. Sin embargo la base de este risotto era un aderezo de cebolla, ají y tomate, como si fuera un lomo saltado pero sin carne. Aquí la fusión falló completamente porque el exceso de condimento lo hacía un plato recargado y dejó en segundo plano el sabor de los hongos. Si a eso le agrego que su textura recordaba más a un aguadito entenderán por qué no pasé de la mitad del plato. Olvidable.

Picantería
El segundo plato de fondo fue la Picantería, lomo de cerdo asado y ravioles de zapallo en salsa de adobo de picantería con un toque de Anís Najar. Para mi gusto fue el plato más logrado de toda la visita. La salsa de adobo tal cual la receta original, el cerdo cocido al punto adecuado y los ravioles de loche si bien no estaban frescos se podía disfrutar con un poco de optimismo. Pero (si ya sé, otro pero) se les pasó el toque de anís. Si bien este licor tiene un gusto dulzón que le puede caer muy bien al cerdo, si uno se excede en la cantidad ya no queda una salsa con sabor a chicha de jora sino con puro gusto a anís. No me convenció.

Detalle del individual
No quise arriesgarme con los postres porque la verdad ya me sentía aburrido del restaurante. Vale la pena anotar otros detalles que me dejaron un mal sabor de boca. El individual de tela tenía manchas de comida y tuve que pedir al mozo que lo cambie. (Gran solución, lo puso en otra mesa). Luego, la canastilla de panes que pusieron daba pena. Las tajadas estaban mal cortadas y de una textura seca, como si fuera pan de dos días. El servicio tampoco me impresionó, los mozos estaban más pendientes de la puerta de entrada que de la mesa. Me imagino que estarían rezando para que entre más gente. Después de haber probado su comida puedo decir que los entiendo.

La Trattoria del Monasterio queda en calle Santa Catalina 300, Arequipa.
Horario: Lunes a domingo 12:00 a 14:30  Lunes a sábado de 19:00 a 23:00.
Teléfono: (054) 204062
Ticket promedio: S/.75.00
Volvería: No. Prefiero investigar otros restaurantes.

5 comentarios:

mividaenundulce dijo...

No, no, no...no puedo creer que hayas tenido tan mala experiencia en ese lugar. Estuve el fin de semana pasado por Arequipa y estaba entre los recomendado y fuimos a comer ahí la misma noche que llegamos. Me llevé otra impresión. Comí los ravioles de camarones con crema de de cauche, para mi gusto poco relleno, pero la crema estaba muy buena. Eso sí, concuerdo contigo sobre el pan, me pareció de mal gusto la presentación, aunque no estaban mal de sabor (tostados con ajo).
Por otro lado, nos atendieron muy bien, y eso que esa noche estaba jugando la selección

Gabriela dijo...

Qué pena que un lugar con tantas recomendaciones te haya dejado esa impresión. Lo de cambiar el indivudual sucio de mesa... por lo menos lo hubiera hecho sin que lo vieras, ja, ja.

Renzo dijo...

Estimada MVD

Para mí que los domingos cambian de equipo y se convierte en una fonda de cuarta. Ninguno de los platos tenía algo rescatable.

Y en cuanto al pan y el ambiente las fotos hablan por sí solas.
=(

Saludos

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Es bueno desilusionarse porque así nunca me quedará la duda de su calidad.

Saludos

Fernando Miranda dijo...

De acuerdo contigo en que la atención es de regular a mala, la presentación de los platos no tiene nada de especial, yo realmente esperaba algo más de ese lugar por sus recomendaciones y su ubicación