jueves, 17 de septiembre de 2009

Intro: Cajamarca

Mi primera visita a Cajamarca estaba motivada por conocer, según me habían dicho, los mejores paisajes de todo el Perú. Al menos esa fue la razón principal para viajar a esta ciudad. Pero mi estómago es más exigente que mi cerebro y ya tenía en mente que no iba a regresar a Lima sin probar su comida típica. Problema número uno: ¿Existe comida típica en Cajamarca? Problema número dos: ¿Existe un lugar para comerla? Problema número tres: ¿Alguién lo conoce?

Vista de la ciudad
 Tengo la impresión que los cajamarquinos se han conformado con su campiña, sus aguas termales y granjas ecológicas para atender la demanda turística. ¿Pero no estamos acaso en el boom gastronómico peruano? Creo que ese “boom” no ha llegado a Cajamarca y están olvidándose de atender una demanda insatisfecha . Tal como en el post de Tarapoto les dejaré algunos tips de lugares para visitar. La Granja Porcón es una cooperativa agraria cristiana. Lo notarán por las frases de la Biblia pintadas en todos los dinteles de las puertas. Este lugar es anunciado como una oportunidad de interactuar con agroturismo, naturaleza e intercambio cultural pero la verdad es que la mayor parte del tour consiste en una visita al zoológico que tiene una gran variedad de animales de costa, sierra y selva. Lo mejor que pueden hacer en Porcón es comprar quesos pero eso merece un post aparte. 


Granja La Collpa
Cumbemayo es un bosque de piedras, ubicado a 20 kms. de Cajamarca, en donde van a necesitar una tarjeta de 4GB para la cámara fotográfica por los increíbles paisajes que pueden apreciarse. Es uno de esos lugares alejados de la civilización donde se puede estar a solas con uno mismo meditando y encontrando esa paz que hace tanto tiempo desapareció de Lima. Les recomiendo llevar zapatillas tipo Hi-Tech porque las caminatas son largas y en algunos sitios el terreno es muy agreste, además que para conseguir las mejores fotos tendrán que trepar sobre algunas rocas. 

El tercer lugar que visité es la granja La Collpa. Es una casa hacienda abierta para los turistas dónde podrán participar del ordeño de las vacas, comprar productos lácteos y apreciar excelentes paisajes. El sitio es tan apacible que da ganas de quedarse viviendo y si tienen suerte podrán tomarse una foto con el dueño. Acá también pueden apreciar la famosa ceremonia de la llamada de las vacas por su nombre. No quiero matar la ilusión pero vi que la pobres vacas avanzaban más por los latigazos que por hacer caso a la voz del llamador. 

Hecha la introducción: ¡Que comience el viaje!

3 comentarios:

katiadocumet dijo...

Es cierto todo lo que dices de la comida típica de Cajamarca.. normalmente a uno le dicen un lugar y al toque salta algo, pero en este caso ..nada. Recuerdo que fuí hace unos 10 años o mas tal vez, también estuve en Porcón y me encantó...por lo menos ahi no les pegan a las vacas...creo.
Después estuve en un lugar que se llamaba algo de 3 molinos o por ahi...donde comí el yogurt y la mermelada de sauco mas ricas que probé en toda mi vida.
Saludos!!

Renzo dijo...

Estimada Katia

Como podrás comprobar en los siguientes posts la situación no ha mejorado. Igual siempre uno puede encontrar un oasis en el desierto.

Eso sí con los productos lácteos NO hay pierde!

Un abrazo

Renzo

Anónimo dijo...

Que lindos paisajeeeees!! cuando fui por alla me encanto Cumbemayo!! fue lo maximo y porcon!! tambien. El yogurt es delicioso! que rico es probar al natural!!! hmmm

Feliz seria viviendo en provincias AL NATURAL! :)


Besos

Ll