martes, 2 de noviembre de 2010

Arequipa XI: Coda

coda
2. f. Mús. Adición brillante al período final de una pieza de música.


No sé porque me invadió una sensación de melancolía cuando comencé a escribir este post. De alguna manera mi visita a Arequipa representó el punto final de una etapa de mi vida que me dejó importantes enseñanzas que aplico ahora en lo personal y profesional. Pero también me dejó, lamentablemente, una gran desazón al ver que el destino de mucha gente valiosa a veces puede caer en manos de una persona tozuda e indiferente. Sin embargo y tal como me lo repite una amiga: todo sucede por algo y a veces ese algo deviene en lo mejor que te puede pasar en la vida. Punto aparte.

Arequipa es la ciudad que siempre me acoge cuando quiero relajarme y desconectarme de las preocupaciones mundanas. Ofrece infinidad de lugares donde uno puede permanecer tranquilo admirando la vista, leyendo un libro o meditando sobre el camino que nos toca recorrer en la vida (que místico me he puesto hoy) El molino de Sabandía, el mirador de Carmen Alto y el Puente de Fierro son tres de esos lugares de los cuales ya hablé en un post anterior y que no me cansaré de recomendar como paso obligado cuando viajen a esta ciudad.

Dejando de lado los temas espirituales (mi apetito siempre me devolverá al estado terrenal) les adelanto que comienza una nueva ruta que se extenderá a lo largo de cuatro posts, con todo lo bueno y malo que implicó mi último viaje a esta ciudad: el regreso por dos sitios conocidos, la revancha en un restaurante de marca y un traspiés en un local que me dejó con muy mal sabor de boca. Como sea, esta ciudad es el destino gastronómico por excelencia. ¡Arequipa regresa con fuerza!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Renzo!! por querer mucho mi ciudad de arequipa y poder entender como un arequipeño extraña su tierra cuando uno esta lejos de ella. Vivo en Lima mas de 20 años, y hasta el momento no puedo acostumbrarme a ella y cada vez que tengo vacaciones o se presenta feriados largo o un fin de semana, pues aprovecho de ir a mi ciudad. Los lugares que haz visitado, cada uno de ellos tiene magia, cada uno te puede dar paz, alegría y sobre todo respuesta. El que desee tener tranquilidad, recomiendo visitar a los lugares que recomiendas en el post!. Muy bueno y bonito lo que escribes, esperemos las sorpresas que nos tienes de Arequipa.
Un beso
Ll

Gabriela dijo...

Qué linda perspectiva de la Plaza de Armas. Y al igual que tu amiga, yo también creo que las cosas pasan por algo. Una frase tan simple pero que recién comprendí en todo su significado hace poco tiempo.
A ver, qué nuevas nos traéis...

Renzo dijo...

Estimada Ll.

Parte de los créditos te corresponden pues tú, como arequipeña de pura cepa, me recomendaste muy buenos lugares para visitar.

Un abrazo...

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Cuesta bastante trabajo entender esa frase pero cuando finalmente la entiendes no tiene precio...

¡Saludos!

Luz dijo...

Esoo, tus post sobre Arequipa fueron lo máximo, estaré esparando con ansias cada uno de ellos... mientras te envidio los chocolates.
Por cierto un español de España y de Madrid me dijo que los chocolates de La Ibérica eran, para él, los mejores del mundo.

Saludos
Luz

Renzo dijo...

Estimada Luz

Arequipa tiene hartos lugares para comer. Tercera vez que estoy haciendo una ruta y siento que no he visto ni la cuarta parte de todo lo bueno que ofrece estas ciudad.

En cuanto a tu amigo español de estar en Europa y tener a la mano tantas variedades de chocolate, no se qué haría ja ja ja

¡Saludos!