domingo, 6 de septiembre de 2015

Lima Food Week (33 razones para ahorrar)

Créditos: limafoodweek.com
Escribir un blog de gastronomía no es labor que deba tomarse a la ligera. Hay que mantener un ritmo de publicación adecuado para no quedarse sin material  y caer en el facilismo de replicar notas de prensa. También evaluar cuidadosamente las invitaciones para no convertirse en un connglomerado de publirreportajes. Y, lo más importante, el factor económico. Este blog no recibe ningún tipo de financiamiento y cuando puedo hago uso de los descuentos que ofrecen bancos u otras empresas. Pero en los ultimos había escuchado sobre una promoción que permitía visitar varios restaurantes a precios módicos. Y cuando a mi correo llegó una invitación...

Lima Food Week nos trae la oportunidad de visitar un menú de tres tiempos, diferente para almuerzo o cena, en diversos restaurantes. Es el sueño hecho realidad de cualquier foodie siempre y cuando tengan en cuenta que es un menú expresamente preparado para la ocasión. No piensen que van a aprovechar todos los platos de la carta o que les van a servir langosta. Entre los restaurantes que me dieron a elegir me incliné por Quimera. Tanto por curiosidad como por la recomendación de una buena amiga.

Germinación
Como siempre llego a la hora de la reserva, anuncio que haré uso de la promoción y el mozo se muestra cortés y asequible. Según me habían contado algunos seguidores del blog en algunos restaurantes el personal de salón suele actuar con desinterés apenas escucha la frase "Lima Food Week". Este no fue el caso, me explicaron pacientemente las opciones que podía elegir y lo que debía pagar aparte. Para comenzar traen una bandeja de panes hechos en casa, tal cual se espera de un restaurante de hotel. De los acompañamientos me intriga la presencia de la mermelada de sanki. Deliciosa y toda una novedad pero hubiera esperado verla en un desayuno antes que en un almuerzo. La mantequilla de cacao con nibs y una crema de sachatomate son otras opciones que me dejaron muy satisfecho. 

Comienza mi visita con la Germinación, un tabouleh de cereales andinos con tartar de prosciutto. Me recuerda a un plato que encontraría en un restaurante vegano lo cual no es un defecto, al contrario es ideal abrir el apetito con algo ligero y saludable. Es más, deberían prescindir del prosciutto cuya presencia era mínima, imagino por un tema de costos. Pero el quid del asunto está en la presentación. No arruinaré la sorpresa, tienen que ordenarlo para que entiendan de lo que hablo. Pruebo tambien unas navajas de lomo que resultan ser el clasico tartar de res. La diferencia es que viene ya servido en unas tostadas de pan rústico. Yo prefiero servirme (y aderezar) el tartar a mi gusto aunque no negaré que este cumplió con mis expectativas.

Salmón infusionado
Llega el momento de los fondos. Primero un magret de pato reposado en hierbas del Ande. El plato viene cubierto con una cúpula de vidrio que al destaparse suelta el aroma a hierbas andinas. El pato está cocido adecuadamente y el ahumado es el "twist" que no he visto antes en otros restaurantes. Los acompañamientos sólo hacen acto de presencia sin mayor virtud que destacar. El salmón infusionado en toronjil y hierbaluisa es un plato que funciona dentro de su simpleza. La salsa de azafrán se integra adecuadamente con el pastel de papa pituca y me deja un buen sabor de boca.

El cierre del almuerzo viene en forma de un coulant de cacao piurano, el clásico bizcocho de chocolate con centro líquido. Si bien es una receta harto conocida en los restaurantes peruanos su preparación implica un riesgo pues al menor descuido en el tiempo de cocción se puede echar a perder. Se los dejo de tarea a ustedes cuando visiten este restaurante.

Para escribir una reseña completa sobre Quimera es necesario volver y ordenar los platos a la carta. Para darme una idea del Lima Food Week es más que suficiente. La experiencia resulta satisfactoria si uno quiere conocer diversas propuesta de restaurantes a un costo mínimo. A ustedes, estimados seguidores les dejo algunas recomendaciones. No se dejen deslumbrar por el nombre del restaurante y analicen pacientemente cada oferta para no llevarse sorpresas desagradables. Asimismo lean todas condiciones de la promoción para que luego no hayan malos entendidos. Y también llamen con la debida anticipación porque las reservas vuelan en los restaurantes más caros. Guerra avisada...

Quimera queda en Av. Guardia Civil 727, San Isidro.
Para tener más informacion acerca del siguiente Lima Food Week pueden hacerse seguidores de su página en FB.

2 comentarios:

Gabriela dijo...

Sería mezquino decirte: "qué lechero eres que te invitan a tantos sitios", pero no es suerte. Es una recompensa a tu labor de reseñar objetivamente los restaurantes que visitas. Mi opinión se limita a si me gustó la comida o no y si me sirvieron rápido. Una diferencia abismal con tu ojo crítico.

Magda P. dijo...

He ido un par de veces a Quimera y siempre salgo contenta del lugar. La atención es muy buena y qué decir de la comida. 😊
Yo si volvería, ¿y tú?