miércoles, 2 de marzo de 2016

El Hornero 0 (Donde empezó todo)

Fachada del local
Ya no soy el mismo blogger inocente que acostumbraba evaluar un restaurante de carnes ordenando la parrilla especial con "todos los cortes" Si bien no he llegado a ser cliente habitual en ningún restaurante de esta categoría tengo claro que para escribir una reseña completa hay que evaluar diferentes cortes y procedencias. Tarea compleja porque la oferta se ha vuelto cada vez más especializada. ¿Alguien dijo parrilla al estilo americano?

Cuando me preguntaban por un restaurante de parrillas sentía que me faltaba algo y eso era El Hornero. Malas experiencias con el servicio me tuvieron alejado de este restaurante por mucho tiempo. Sin embargo, atendiendo el consejo de personas con más experiencia (y tolerancia) que yo, hice de tripas corazón y decidí visitar el local original. Tremendo viaje hasta Chorrillos para sacarme de una vez el clavo y de paso aprovechar el descuento de 50% que otorga un banco local por el uso de sus tarjetas. Y no va a ser.

Llego al local sudando la gota gorda. El aire acondicionado del carro no sirve si el trayecto se alarga por el infernal tráfico de Barranco. Pero quien más ha sufrido es mi pobre Malbec serie A de Familia Zuccardi. Una champañera será necesaria para ponerlo en temperatura. ¡Este calor de marras!

Ventajas de la temporada, el público objetivo del local está veraneando y cuando se trata de elegir una mesa literalmente me siento a mis anchas. El mozo, muy solícito él, trae la canastilla con panes y mantequilla industrial pero se topa con mi amable rechazo. No es un tema de costos, total nada más cobran S/.5.00 por persona, sino que de nada vale llenarse con pan sabiendo lo que vendrá luego.

Empieza mi jornada con los chorizos de la casa. Por favor olvídense del choripan, popular versión "fast-food" que tanto daño le ha hecho a este embutido pues lo convierte en poco menos que una croqueta requemada. La verdadera cocción a la parrilla logra que el exterior se caramelice y el interior se mantenga jugoso. De sabor fue un éxito por la proporción correcta de carne y grasa y ni se les ocurra echarle chimichurri. Disfruten el sabor de la carne tal cual. Pedí las mollejas de puro curioso nada más, sé que es un insumo difícil de cocinar y debe tratarse cuidadosamente pero el maestro parrillero estuvo pensando en las musarañas y el resultado fue cualquier cosa. No pasaron la prueba.

Picaña americana
Le pregunto al mozo qué corte está bueno en el día y me dice la picaña americana. Casi me pongo a llorar pues he estado buscando este corte por mucho tiempo. Vuelven a mí los buenos recuerdos de mi primer viaje a Sao Paulo y mi feroz lucha contra el rodizio del Fogo de Chao. La peculiaridad de la picaña es que viene con una capa de grasa sobre la que debe cocinarse lentamente. Me deja satisfecho aunque intuyo que he cometido un error cuando indiqué el punto de cocción, aunque de eso hablaré e el siguiente párrafo. Acompaño el corte con una ensalada parrillera (lechuga, tomate, cebolla y rabanitos), suficiente para refrescar el paladar. Prescindo de las papas fritas. ¿Para que embotarse con sal y grasa? Hagan el intento y verán que es mejor así.

Es relevante indicar que en El Hornero traen la carne sobre unas mini-parrillas con carbón encendido. Detalle muy importante pues si no comen el corte al momento seguirá recocinándose hasta perder todo su sabor. Probablemente algunas personas frunzan el ceño pero lo más recomendable es pedir las carnes en punto medio. Cualquier otra indicación es tentar a la suerte. 

Tremenda excepción a la regla, esta vez no hubo sitio para postre. ¿Para que retar al destino? Con la poca rotación que tienen no justifica que le dediquen mayor esfuerzo. Suficiente con un café americano para cerrar la jornada.

Bife de chorizo
La experiencia fue cumplidora y justificaba una segunda visita. En esta ocasión me animé a subir al segundo nivel donde pude disfrutar de una excelente vista a las playas de Chorrillos. Para comenzar ordené una provoleta, molde de queso especial que se cocina directamente sobre la parrilla y debe llegar a la mesa consistente por fuera pero blando por dentro. Exceso de optimismo el mío porque el mozo trae un plato de queso completamente derretido que más parecía un raclette. Iluso yo, pensé que comería lo mismo que en La Cabaña de Buenos Aires. Lección aprendida, ni a de balas que pido un vigilante de postre. 

Sigo en la misma onda de pedir cortes completos y nuevamente recurro al mozo quien me recomienda el bife de chorizo americano, corte muy tierno que viene con un borde de grasa pero que a diferencia de la picaña se debe cocinar más rápido y a fuego alto para que selle y mantenga todo su sabor. El punto de cocción nuevamente deja que desear pero ya opiné del tema. Habrá que ir hasta la sección de parrillas para hablar directamente con el encargado y explicarle detenidamente lo que uno desea. 

La experiencia en El Hornero no deja de tener cierto interés, sobre todo cuando la comparo con lo que viví en sus otros locales. En ambas visitas el personal de atención a mesa fue muy cortés y atento, y los platos llegaron en un tiempo razonable. Incluso en la segunda visita acudió a la mesa el jefe de salón mostrando interés en explicar y resolver un problema que hallé. Como para regresar una tercera vez pero armado de medios audiovisuales para explicar claramente cuál es el punto deseado de la carne.

El Hornero queda en Miguel Grau 983, Chorrillos.
Teléfono: 251-8109
Ticket promedio: S/.100.00 por persona (considerando un corte en porción completa)
Volvería: En invierno. Que baje este calor endemoniado.
Estacionamiento: En los alrededores con vigilancia.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Tampoco soporto el verano, no solamente este... ningún verano. Que se acabe de una buena vez, por favor.

Anónimo dijo...

La carne no debe servirse en braseros porque como las técnicas de cocción lo indican, se debe retirar de la parrilla a aproximadamente 3 grados antes de llegar al punto de cocción y luego dejar reposar para que siga calentándose y además que los jugos se concentren. Con los braseros, no sólo nada de eso ocurre sino que se sigue calentando la carne. Pero claramente a pocas personas le importa porque el hornero es un éxito.

Anónimo dijo...

Tambien e asistido al hornero y la ensalada es espectacular comenzando con el apio, por lo demás las carnes las pides como quieres y te las dan.