martes, 13 de septiembre de 2016

A blogger que madruga...

"A quién madruga Dios lo ayuda" decían las abuelas. Puede que sí y puede que no, pero lo cierto es que al menos encontrará estacionamiento. 

Café de Lima (It's 8 o'clock somewhere)

Hay una correlación entre la marcha blanca de un restaurante y la animosidad con que se escribe de ellos en ciertos foros gastronómicos. Si al comensal le ofreces una carta con descuento es obvio que su percepción podría verse afectada y ser más condescendiente con los errores. Yo soy un escéptico de nacimiento y huyo de la novelería limeña como el diablo del agua bendita. Entenderán por qué me tomé un tiempo razonable antes de visitar Café de Lima.

Llego temprano y feliz veo que hay harto espacio para cuadrar. Entro al local y la anfitriona me conduce a una mesa en el ambiente posterior. Me traen la carta de desayuno con opciones de omelettes hecho con huevos de corral, sándwiches clásicos y creaciones de la casa, y los clásicos y saludable bowls. (Por si acaso no tienen de acai.) No existe mejor manera de empezar mi día que un buen café americano sin azúcar. Me traen uno intenso y robusto, preparado con un doble expresso con café procedente de Jaén. Vamos bien, aunque lo ideal hubiera sido ver un vaso de agua con hielo en la mesa. 

Pan con palta. Waffles de brioche.


¿Quién lo diría? Un pan con palta (S/18.00) es mi primera elección de la carta. Es un clásico de los desayunos limeños que, en los últimos meses, ha sido reinventado por diversas cafeterías con un incremento justificado (¿o no?) en el costo. Me traen una tablita con sendas tajadas de pan campesino con topping de palta, uno con huevos codorniz a la inglesa y otro con rabanitos y tomate orgánico. La acidez del pan se equilibra con la untuosidad de la palta y los rabanitos aportan un toque de frescura. En cuanto a los huevos de codorniz es una combinación nueva para mí aunque resulta agradable, más que nada por la pizca de togarashi. Sigo con unos waffles de brioche (S/.16.00) que me dejan sin palabras. No es sólo el tamaño de la porción que alcanza de sobra para dos personas, sino por el topping de frutos rojos, almendras, miel y crema de mascarpone. Si los piden, recomiendo avisar al mozo que lo desean sin leche fresca, no aporta nada y arruina el crocante de los waffles.

Chicharrón al horno. Revuelto de domingo


Pido el revuelto de domingo (S/.18.00) para satisfacer una duda que llevo arrastrando de niño. Por alguna razón en mi casa nunca prepararon un desayuno con chicharrón de prensa, y esta es la ocasión perfecta para salir de la duda. Pequeño detalle, aquí no utilizan el embutido en molde sino una preparación artesanal que no resulta muy apetitosa. Más que nada por un gusto personal no es algo que volvería a ordenar. El sándwich de chicharrón (S/.18.00) es una vuelta de tuerca al tradicional porque utilizan panceta al horno. Dos puntos a favor: el pan francés muy crocante y la textura jugosa de la carne. Punto en contra, la intensidad de la salsa criolla que deja en segundo plano al cerdo. Mejor pídanla aparte. 

Satisfactoria experiencia en Café de Lima. No es una propuesta económica pero está justificada por la calidad de los insumos y la preocupación por brindar algo diferente. Vale la pena agregar que demostraron un gran nivel de proactividad ante un reclamo que hice. Asegurarse que el cliente se retire completamente satisfecho es señal que se toman en serio su trabajo. Y de mi parte está más que claro que regresaré para evaluar sus propuestas de almuerzo y cena. A qué hora no puedo precisarlo pero que vuelvo, vuelvo.

Café de Lima queda en Av. Angamos Oeste 1003, Miraflores.
Ticket promedio: Sándwiches S/.15.00-26.00. Omelettes/ Huevos revueltos S/.18.00-23.00 Bebidas S/.6.00-12.00
Volvería: Obvio. Todavía hay mucho por ver.


Tony Patisserie (Cerca de tí, cerca de todos)

Vista del local.
Vitrina de panes.
Aún recuerdo cuando hace dos años me llegó una invitación para visitar una pastelería en San Miguel. Un local pequeño y acogedor, donde Tony Regalado, chef pastelero de profesión, me presentó orgulloso cada una de sus creaciones. Obvio, cuando se lleva el ADN de la pastelería en las venas, no se escatima en darle lo mejor a sus clientes y estaba claro que había descubierto uno de mis sitios favoritos. Sólo había un pequeño detalle a tomar, quedaba bastante lejos de mi casa. 

Por eso cuando me contaron que abrirían una sucursal en la zona de Las Casuarinas sentí en mi cara un airecito muy parecido al de  "La Rosa de Guadalupe". Vamos, soy fan acérrimo de los postres de Tony pero manejar hasta San Miguel es un reto que sólo puedo afrontar los fines de semana, cuando me desconecto de las preocupaciones laborales.

Como ya tenía la dirección no pude aguantar hasta la fecha de inauguración para ir a gulusmear que había de nuevo. El local sigue la misma onda de Sweet & Salad. En la vitrina encuentro mis viejos conocidos: las trufas de Bailey's, los macarrones y el Saint Honoré, que no tienen punto de comparación en todo Lima. ¿Pero qué veo? También está el yogur griego, que causaron una revolución durante los desayunos buffet que Tony organizó el año pasado.

Vitrina de postres.
Novedad, la propuesta de panadería. Esta su famosa empanada con masa de elaboración artesanal y un relleno generoso de pura carne molida, pero también novedades como los croissante y la trenza de canela con castañas. El mejor acompañamiento para un café americano o sí desean té alemán Gschwendner con frutos del bosque. ¿Mencioné que también ofrecen sándwiches con panes hechos en casa? Pan de centeno con pollo y pecanas, caprese gratinado y el intrigante bunker, con doble queso y jamón caliente.

Como verán, la nueva propuesta de Tony Regalado tiene algo para cualquier hora del día. Sea para desayunar o para darse un antojo o para un té vespertino, para comer allí o para llevar, este el lugar que hace tiempo estaba esperando. ¡Muchos éxitos en esta nueva aventura, Tony!

Tony Patisserie queda en Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz 189, Surco. 
Altura cuadra 2 de la Av. Casuarinas.
Ticket promedio: S/.15.00 por persona.
Volvería: Cada semana. Sin dudarlo.

Experiencia EVDC V (Los viciolovers madrugan)

Fue en la última reunión con los seguidores del blog que surgió la inquietud por visitar un desayuno buffet. Yo creo en la democracia y fue por unanimidad que eligieron el Hilton Lima Miraflores para el siguiente encuentro. 

Siendo domingo en la mañana y con las vías tan despejadas llegué en un periquete al Social Restaurant Bar. Veo con sorpresa que hay un grupo de seguidores esperándome. Tal parece que mi insistencia en la puntualidad alemana ("cinco minutos antes de la hora") ha calado fuerte en el grupo. Ni modo, si queremos pasar una buena experiencia el compromiso de asistencia y la puntualidad son claves.

#Viciolovers en pleno disfrute.
Degustación  de platos salados y ducles
No entraré nuevamente en detalles contando todo lo que ofrece el desayuno personalizado del Social Restaurant & Bar. Suficiente con mencionar que uno no necesita levantarse de la mesa. Los mozos van con carritos ofreciendo las diversas opciones y además tienen una carta de platos hechos al momento que pueden consumirse ilimitadamente.

La jornada empieza con opciones saludables: smoothies, jugos de la casa y yogur griego a discreción. Los pancitos de yuca hacen su aparición para deleite de todos pero veo que se están midiendo. Está claro que todos quieren guardar reservas para el plato fuerte: la tabla con waffles, panqueques y tostadas francesas. Cuando llega a la mesa todos sacan sus cámaras para registrar el momento más dulce de la jornada. Pero había un as guardado bajo la manga. Uno de los asistentes solicitó una combinación de cinco platos salados, casi una bandeja paisa, cuya existencia desconocía. Está visto que se han tomado en serio el concepto de desayuno "a la peruana"

Social Restaurant Bar nuevamente estuvo a la altura de las circunstancias con su desayuno personalizado. La calidad de la propuesta estaba descotnada pero el servicio fue lo que más cautiv a los asistentes. De principio a fin estuvieron atentos a todos los pedidos especiales que les hicimos y respondieron oportunamente. De mi parte sólo queda decir: "Hasta el siguiente encuentro". 

¿Alguien dijo Chifa Titi? Quizá. Los seguidores mandan.

Hilton Lima Miraflores queda en Av. La Paz 1099, Miraflores.
El desayuno personalizado del Social Restaurant Bar cuesta S/.72.00
Volvería: Sí, es una excelente alternativa a los buffet que ofrecen otros hoteles.

No hay comentarios: