domingo, 16 de enero de 2011

San Isidro XI (Versus)

A una cuadra de La Miga en la siguiente calle se encuentra Aïoli, un restaurante con una propuesta gastronómica que fusiona la influencia mediterránea con los ingredientes locales. La generosa invitación de su chef ejecutivo, Andrés Cardoso, me llevó a conocer este local cuya omisión en la primera parte de la ruta de San Isidro lamento mucho. Pero, como siempre digo, lo bueno debe hacerse esperar.

El almuerzo empezó con un viejo conocido: los langostinos al panko sobre causitas en salsa teriyaki y maracuyá. Creo que todos estamos de acuerdo en la buena combinación que hacen los langostinos con los cítricos. Pero en Aïoli le dan un toque especial que le da otro matiz al plato: la salsa teriyaki. Esta contribuye a bajar un poco el sabor del maracuyá, que a veces resultar muy ácida para el gusto del cliente. Los langostinos cumplieron con mi expectativas, cocidos al punto correcto. Una entrada muy recomendable para compartir.

Luego me sirvieron unas causitas crocantes con montadito de lomo saltado. No hay mucha ciencia en esta entrada,también es un viejo conocido de los restaurantes para ejecutivos. El lomo saltado se lleva las palmas por su excelente punto de cocción y el gusto ahumado que hace mucho no encontraba. Las causitas estuvieron buenísimas, muy crocantes por fuera y suaves por dentro. Nada se compara a mezclar la textura arenosa de la papa con los sabores de la carne. Ideal como abreboca para compartir entre los amigos durante un almuerzo de viernes.

Para cerrar el almuerzo Andrés me presentó sus fettucini a la huancaína afirmando orgullosamente que superaban a los de El Grifo. No es necesario crear suspenso innecesario, sí son mejores. Dos detalles muy simples lo convierten en un plato ganador. Primero el lomo no viene trozado sino entero con lo cual adquiere más presencia en el plato y tiene un mejor punto de cocción. Luego, la textura de la salsa es ligeramente más suelta que la de El Grifo, así se mezcla mejor con los jugos de la carne. Además, seamos sinceros, Jana Escudero no inventó ese plato, sólo lo hizo famoso. Las verdades aunque duelan.

Fue una buena experiencia la que pasé en Aioli y tengo que destacar varios puntos a favor. Primero, Andrés y su esposa Jimena están presente en el salón del restaurante asegurando una atención personalizada. Segundo, sus mozos son muy corteses y están preparados para responder consultas sobre los platos. Tercero, la variedad de opciones que ofrece, incluso platos para vegetarianos. Cuarto, el servicio de delivery y take-out, ideal para esos días de trabajo duro en los que uno se complica salir de la oficina. Aún falta evaluar otras opciones de su carta para dar una opinión definitiva pero me queda claro que es un fuerte competidor de La Miga. Además creo que en sus postres guarda varias armas secretas, con lo cual aseguran mi presencia en las siguientes semanas.

Aïoli queda en calle Germán Arias Schreiber 253, San Isidro.
Teléfono 222-5114.
Volvería: Aún cuando ya no trabajo por la zona sigo considerando a Aïoli como mi segunda casa.

6 comentarios:

Gabriela dijo...

Siempre me pregunto cómo haces para comerte todas esas delicias que te sirven. Yo creo que no podría. Creo nomás, ja, ja.

CUCHI dijo...

Hoy almorce unos ricos fetuccini a la huancaina con pulpo al pisco, totalmente recomendables ... el lugar, la choza nautica a espaldas de la municipalidad de Los Olivos

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Es cuestión de concentrarse ja ja ja ja. La verdad los platos estuvieron tan buenos que hubiera sido un crimen no acabar con ellos.

Saludos

Renzo dijo...

Estimada Cuchi

De verdad que me has provocado con la descripción de ese plato.

Ahorita saco mi tarjeta del Metropolitano ja ja ja
XD

Saludos

Anónimo dijo...

Renzo

Como no tuve la suerte de ir a estos restaurantes cuando trabaje por un año en San Isidro, no vale :(.
Y ahora que estoy un poco lejos pues se me hace dificil ir hmm hmm ja ja ja.
Se ven buenos estos platos :) :) , quiero ver la manera de ir.
Y que suerte la tuya que te inviten gratis :).
Bien pues te lo mereces :P


Un beso

Ll

Renzo dijo...

Estimada Ll

La verdad que sí te lo perdiste.

Este restaurant es el mejor de la trilogía.

Saludos