jueves, 13 de febrero de 2014

Embarcadero 41 Fusión (De las franquicias y otros demonios)

Los tiempos cambian y este blogger ya no es el mismo de antes. Si bien no me gusta eliminar reseñas de años anteriores al menos puedo actualizarlas. Aunque no necesariamente para bien.

Atún a las tres cebollas
Me acuerdo hace algunos años de cuando quería comer pescado y mis conocimientos básicos me hacían ir sólo a locales "famosos", entre ellos Embarcadero 41. Muchos años han pasado desde mi última visita cuando me decepcionaron con su atún a las tres cebollas, un plato que, ahora me doy cuenta, podría ser el símbolo de este restaurante. Papas de acompañamiento frías como recien sacadas del refrigerador, atún completamente recocido y una salsa de cebollas cuya aridez era imposible de arreglar. Aquella vez el mozo se dio cuenta de mi desagrado y me ofreció un postre de cortesía. Blogger joven e impresionable, me pareció una actitud destacable encontrar personal dispuesto a buscar la satisfacción absoluta del cliente. Sin embargo, tal como me enseñó un gerente, a veces hay que dar doble click a los problemas. La cuestión no debió ser la proactividad del mozo sino ¿Cómo dejaron que salga eso de la cocina?  Tantos años han pasado y veo que la situación no mejoró. Para nada.

Causitas de cangrejo crocantes sobre espejo de huancaína
Por circunstancias que escaparon a mi control volví por Embarcadero 41 "Fusión". Para no correr riesgos pedí un cebiche clásico. Bastó un bocado para sentir que el paladar se me cuarteaba porque se habían pasado completamente del punto de sal y también de glutamato monosódico, ingrediente nefasto (duela a quien le duela) que debería ser desterrado de nuestras hornillas. Fue devuelto a la cocina luego de sendas explicaciones al mozo y también al jefe de salón. ¿Qué tan complicado es aceptar un error para tener que explicar lo mismo a dos personas? También ordené unas causitas de cangrejo crocantes al panko sobre "espejo" (¿?) de huancaína. No quiero caer en el recurso facilista del sarcasmo pero llamarle "espejo" a una cucharada de salsa huancaína es poco menos que una huachafada. Me imagino que de alguna manera deben justificar el agregado de "Fusión"  en su nombre. Las causitas resultaron una bolitas de papa prensada y frita con un centro microscópico de pulpa de cangrejo. Pasable.

Fettucinis al wok peruano con frutos del mar
Esperaba que la situación mejore con los platos de fondo pero es obvio que fue un pensamiento muy ligero. Primero, los fettucinis al wok peruano con frutos del mar y toques de soya. El mozo afirmó con un optimismo a prueba de balas que el plato "por si acaso se ve tal cual en la carta" A ver, hagan un esfuerzo y antes de leer la crítica, miren la foto y díganme si eso se ve apetitoso. El plato llegó antes que termine las entradas, clara señal del uso de fideos precocidos (y recocidos), y en cuanto a los "frutos del mar" parece que utilizaron esa mixtura de mariscos que venden congelada en cualquier supermercado. ¿Toques de soya? Yo diría que usaron el frasco entero de sillao. El segundo plato, la pesca del día a la chorrillana es un plato que tranquilamente vería en un concesionario de cuarta. Un filete de pescado con una salsa de color naranja sin nada que valga la pena destacar.

Pesca del día a la chorrillana
Decir que Embarcadero 41 es un mal restaurante sería una exageración. Para mí es el clásico ejemplo de "crea manuales, estandariza las recetas, economiza en insumos y vende la marca donde sea y a quien sea". Ergo, franquicia el nombre y vivamos felices. En su página web afirman que "su visión es convertirse en el restaurante de pescados y mariscos con mayor aceptación en Lima." Claro, mientras los clientes limeños seamos unos conformistas que aceptemos estos platos de marras porque "son baratos" no necesitarán hacer mayor esfuerzo. Seguro que alguién dirá: "¡Pero blogger, mira cuantos locales tiene!" ¿Y quién dijo que cantidad es sinónimo de calidad? Entonces Burger King sería mejor que Juicy Lucy. Ya lo dije antes: ¿Franquicias? Vade retro.

Embarcadero 41 Fusión queda en Alexander Fleming 181, Surco.
Ticket promedio: S/.60.00
Teléfono 260-4790
Volvería: No. Nunca me llevaré bien con las franquicias.

12 comentarios:

Edwin Moreyra dijo...

Yo he ido varias veces al que esta en el centro de Lima, siempre evito pedirme platos clasicos como cebiche y otras cosas parecidas, justo por los motivos que dices, las veces que he comido son saltados de pescados que me han parecido muy agradables. Pero tienes razon las franquicias generalmente no mejoran los platos :S

Anónimo dijo...

A mi me encanta la comida de embarcadero 41, por ejemplo siempre pido una causa fusión, que es espéctacular con su salsita de mariscos, a mi parecer algunos platos clásicos no llenaran tus expectativas, o nunca me pierdo el tacu tacu tres quesos gratinado. derrepente tienes algo en contra de esta marca, o no sabes comer.

Renzo dijo...

Edwin

Pero sí es un restaurante es obvio que deberían preparar bien los clásicos...

Que no sepan hacer un tallarín saltado. Imposible.

Saludos

Renzo dijo...

Anónimo

Esos platos de la foto no llenan las expectativas de nadie.

Si tú crees que ese saltado o ese pescado a la chorrillana son buenos entonces definitivamente tenemos diferentes pespectivas de lo que es buen comer...

Igual publico comentario porque acá se respetan todas las opiniones.

Saludos

Anónimo dijo...

Yo siempre vuelvo a Embarcadero 41 Fusion, nunca he tenido una mala experiencia con la comida ni con el servicio. Y ya que respetas las opiniones de los demas dejame decirte que me parece que eres tu el que no sabe de comida, es mas apuesto a que no sabes ni cocinar y no sabrias ni hacer un manual, basta con leerte para notar que apenas si sabes de comida. Si tanto fue tu desagrado para que volviste, si no te gusto el primer plato para que pediste otro y luego un tercero. Por qué no llamaste al administrador o al chef. Me parece que no tienes cuarteado el paladar ya que careces de uno, lo que tienes cuarteado es el cerebro.

Anónimo dijo...

Sugiero que revises la nueva carta ya que ese plato de atun no existe. Y cebiche de cojinova? Me parece que estas inventando. Harias muy bien en escribir un blog honesto y no simplemente descargar tu bilis porque te fue mal en tu oficinita haciendo numeros.

Renzo dijo...

Anónimo.

¿Podrías releer el post?
Ese plato lo pedí en una anterior visita hace dos años. Obvio que ya no debe estar en la carta.

Y allí están las fotos de lo que comí. No entiendo a qué te refieres con "inventar"...

Renzo dijo...

Anónimo

¿Sabias que cuando uno hace un pedido elige entrada y plato de fondo todo junto? ¿Conoces algún restaurantes donde digas "como la entrada estuvo fea ya no me traiga el plato de fondo"? No me hagas reír.

Tu comentario parece salido de una portátil del restaurante. Más que molestarles una reseña deberían enojarse con su equipo de cocina.

Melissa dijo...

Yo fui a embarcadero con mi esposo y en la limonada nadaba un insecto se lo enseñamos al mozo y lo único que hizo fue darnos otro vaso de limonada por cortesia, pesima atención el hecho que sea economico no implica mala calidad, ni que juegues con tu salud mas un con un restaurante conocido

Renzo dijo...

Estimada Melissa

Que pena tu experiencia.

A eso me refiero cuando hablo de franquicias, ya no se cocina con pasión sino por llegar a un número al final del día. Total lo único que importa es cuanta plata dejará el cliente. Si vuelve o no, es irrelevante.

Saludos

Gonzalo Del Carpio dijo...

El comentario de "Anonimo" (defendiendo a capa y espada lo indefendible) delata con demasiada evidencia su procedencia (alguien cercano al restaurante). Una lastima el lenguaje y el tono empleados. Patear el tablero es de perdedores amigo "Anonimo". No conozco el restaurante pero me has dejado sin la menor intencion de ir.

José Trujillo dijo...

Creo que cuando uno responde a una de las críticas del blogger debe hacerlo de buena manera. Sin insultar, ni apelar al argumento 'ad hominem' para desacreditar su crítica. Además, hacerlo desde el anonimato deja dudas de la verdadera y supuesta 'objetividad' del comentario. Escribir firmando es lo más apropiado si quieres defender tu posición.