lunes, 30 de enero de 2017

Días de blogger XXXVI (Tiempo fuera)

Nada como un día libre para ir en busca de nuevos sabores.

Blogger en modo Thai
Página de gastronomía que se respete debe tener mínimo una reseña sobre comida thai. La verdad yo no me dejo llevar por la algazara alrededor del pad thai o la som tam, sin embargo algún día tenía que hacer mis pininos.

Llego a Bangkok, restaurante tailándes por los buenos comentarios leídos en páginas especializadas. El ambiente no me impresiona, se ve como cualquier chifa del medio. La diferencia es que el mozo me recibe cortésmente y se ofrece sin remilgos a guiarme por la carta. Yo me inclino por la opción de menú para degustar varios platos,  no requiere mucha inversión y como las porciones son pequeñas difícil que me llene rápidamente.

Som tam. Pad Thai.
Chicken cashew. Pad king sod.
Empiezo con la famosa ensalada de papaya verde, es increíble encontrar tantos matices: la frescura de la papaya, la acidez del limón, el crocante del maní y un picante que se siente al final de la garganta. La versión original lleva langostinos pero a mí no me hicieron falta. La sopa tom yam queda para el olvido, un caldo desabrido (¿dónde quedaron las hierbas?) con algunos trozos de pollo recocidos. Para los platos de fondo empiezo con unos Pad Thai, un plato harto conocido. La textura de la pasta lo es todo aunque el punto de sazón me provoca esa sensación de "no-pararé-hasta-dejar-el-plato-vacío" Prescindo de los acompañamientos (azúcar, maní, limón, etc.) aunque mi yo interior exige probarlo con un toque de ají. Listo, he creado un pad thai infernal. El segundo plato es el Chicken cashew, pollo saltado con chile tostado, verduras y pasta de chile dulce. No hay mucha ciencia, si bien nuevamente me encuentro con una deliciosa mezcla de sabores, una mayor consistencia del salteado hubiera dejado mejor impresión El punto más bajo fue el Pad king sod. No me molesta la excesiva presencia del kión, más si encontrarme nuevamente con esos odiosos trozos de pollo reseco. Una versión vegetariana me hubiera caído de perillas.

Sería mezquino dar una impresión de este restaurante habiendo probado nada más la opción de menú económico. Está claro que para ofrecer ese precio escatiman algunos ingredientes o disminuyen el tamaño de la porción, así que sólo me queda volver cuanto antes y seguir adentrándome en los terrenos de la comida tailandesa. Eso sí, prescindiré de cualquier plato que lleve pollo.

Bangkok, restaurante tailándes queda en Bernardo Alcedo 460, Lince
Ticket promedio: Ensaladas y entradas: S/.30.00 - S/.35.00. Fondos S/.30.00 - S/.40.00
Estacionamiento: Ni pensarlo. Es una lotería encontrar un sitio libre.
Volvería: Por el menú no lo creo. Merece investigarse a la carta.

Carnívoros al ataque
Tiempos dorados para los aficionados a las hamburguesas. Luego de años soportando el monopolio de las franquicias norteamericanas ahora tenemos infinidad de opciones donde no escatiman esfuerzos en brindar el mejor producto.

Número 1. Papas fritas.
Número 2. Camotes fritos.
Tres Cuartos aparece en el mercado con una nueva propuesta de hamburguesas artesanales. El local, ubicado en una tranquila calle de Miraflores, es pequeño y acogedor. Mesas grupales con sillas altas y una pequeña barra para los que prefieren almorzar con su smartphone, conforman todo el mobiliario. No hay carta sino una pizarra con las diferentes combinaciones de hamburguesas, cada cual más recargada que la anterior. 

Pido la Número 1 (S/.35.00): carne, queso cajamarquino, tomate, pickles y aros de cebolla, lo más cercano a una clásica. Cojo ilusionado la hamburguesa, pero un detalle me hace pisar tierra, el pan está hecho una sopa y no ha resistido los jugos de la carne. Segundo detalle, y esto no estaba en la pizarra, le habían puesto tanta mayonesa, que no permitió apreciar el sabor de los otros ingredientes. Pruebo suerte con la Número 2 (S/.38.00): carne queso de Huaraz, compota de tocino, costilla rostizada y salsa BBQ. La situación mejora aunque confieso que yo hubiera prescindido de la costilla rostizada. El tocino le cae bien pero agregar más proteína es recargar la hamburguesa innecesariamente. Punto aparte para los acompañamientos: papas y camotes fritos, crujientes hasta decir basta, y salsas hechas en casa, incluso el kétchup. Ojo, tal vez les cueste trabajo olvidar el sabor dulcete aprendido durante décadas.

Es cierto que una visita no basta para una reseña completa pero sí para afirmar que no me sentí impresionado. Sí son de las personas que disfrutan las hamburguesas recargadas fácil que se convierte en su local favorito. Yo tengo en la mira su sándwich de crispy chicken y la número . Eso sí, ambas sin mayonesa.

3/4 Burger Bar queda en Enrique Palacios 1072, Miraflores.
Ticket promedio: Hamburguesas: S/.35.00-S/.38.00
Estacionamiento: En la calle, sin vigilancia.
Volvería: Sí, justifica una segunda visita. 

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Esas hamburguesas prometen, a pesar del pan mojado en mayonesa. Si voy, ya sé que debo pedirlo con las salsas aparte.

Unknown dijo...

He leído maravilla de 3/4 burger! Pensaba ir pero... Ya no se 🙄

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Anda. Te queda cerca pero sí, pide las salsas aparte.

Saludos cordiales

Renzo