domingo, 8 de enero de 2017

Lo que dejó el 2016 (I)

Aunque no lo crean publico este post con una leve sensación de angustia. Resulta que falta poco más de un mes para que el blog cumpla 9 años. ¿En serio? ¿Tanto tiempo llevo escribiendo? Lo que empezó como un hobby hace mucho que se ha convertido en un asunto muy serio: la responsabilidad de publicar toda la información relevante para que ustedes tomen la mejor decisión cuando elijan un restaurante. Me pregunto si la mitad de blogs que han aparecido este año lograrán llegar a la mitad de años que tengo yo escribiendo. En fin...

Pero antes de comenzar con mis aventuras veraniegas hagamos un breve resumen de lo que nos dejó este año de marras. Estarán mis restaurantes favoritos, las sorpresas del año y no podían faltar las decepciones. ¿Comenzamos?

Los favoritos de siempre (Y uno más)
Este año, aunque cueste creerlo, tenemos un nuevo integrante en la categoría de favoritos. la eterna trilogía se rompe al fin.

Chifa Titi
Cualquiera pensaría que siendo cliente habitual ya conozco toda la carta del chifa Titi. Error, hay platos especiales que deben reservarse con días de anticipación y son dignos de un banquete de celebración. Además hay otros que pueden disfrutarse una y otra vez sin que uno llegue a hastiarse. ¿Cómo no repetir las costillas de cerdo en salsa Thai? Coger una costilla con los dedos y disfrutar hasta la última brizna de carne es un lujo que no se debe reservar para ocasiones especiales. ¿Y los siu-mai hechos al momento? ¿Y el tallarín con el auténtico gusto a saltado? Imposible olvidar al chaufa vegetariano, mi acompañamiento invariable y un reto para los que viven prendados del chaufa con todas las carnes. Obvio, cuando el salteado es óptimo la proteína es innecesaria. ¿No me creen? Hagan la prueba y me cuentan.

La consistencia que el chifa Titi demuestra en la calidad de su propuesta es su mejor activo pero cuando en su web leo artículos que, desde la década del 80, ya hablaban de sus virtudes, queda más que claro que no tiene punto de comparación.

Chifa Titi queda en Av. Javier Prado Este 1212, San Isidro.
Teléfono 224-8189 Es obligatorio hacer reserva.
Mi recomendación: Pichón al horno, costillas en salsa Thai, chita entera al vapor.

Don Fernando
Le tengo mucho cariño al restaurante Don Fernando porque fue el lugar donde me deshice de varios temores infantiles. Ejemplo hay de sobra: las almejas vivas que reaccionan ante la infernal acometida infernal del limón con ají, el estofado de lengua casero, manjar proscrito durante años en casa y el cebiche de pato, casi una leyenda urbana para mi familia. No puedo omitir en esta reseña sus cebiches de caballa y bonito, pescados a los que alguna vez miré de reojo sin saber lo que me estaba perdiendo.

Un local sencillo y acogedor, un servicio muy correcto y una carta que brinda un recorrido por lo mejor de la gastronomía norteña es lo que encontrarán si visitan Don Fernando. Más de 25 años de historia tiene el local de los hermanos Vera-Horna y siempre que llego al restaurante los encuentro recibiendo a sus comensales. No hay secretos, sólo verdadera pasión por el cliente. Un dato final: Arturo Vera Horna es sommelier y no se anda por las ramas cuando se trata de ofrecer el maridaje. ¡Y no se olviden de pedir postre!

Don Fernando queda en General Garzón 1788, Jesús María.
Teléfono: 261-0361
Mi recomendación: Pescado entero frito. Arroz con pato. Sashimi acriollado.

La Locanda
Que importante es la primera impresión para un cliente. Nunca olvidaré aquella vez cuando el maitre de turno me recibió en La Locanda y me atendió como si fuera el único cliente del restaurante. Aquella vez se ganó mis preferencias de por vida. Por algo es el restaurante principal del Swissôtel.

Pero no todo queda en la atención personalizada. La propuesta de carta es una fusión de platos mediterráneos con insumos locales, sin descuidar la presencia de ingredientes de lujo. Cuando me preguntan por un restaurante donde celebrar una ocasión especial siempre menciono a La Locanda. Llevo seis años confiando en ellos para mis celebraciones personales y nunca han fallado.

Debo agregar que su chef principal, Augusto Salazar, ha emprendido otros rumbos y el nuevo equipo tiene la responsabilidad de mantener la calidad y también la oportunidad de presentar nuevas experiencias. Mientras no descuiden el servicio personalizado cuentan con mi próxima visita.

La Locanda del Swissôtel queda en Av. Santo Toribio 173, San Isidro.
Teléfono: 421-400
Mi recomendación: Las pastas y las carnes de larga cocción. Aprovechen antes que cambie la carta.

Tzuru, restaurante nikkei.
Lejos están aquellos tiempos cuando mencionaban comida nikkei y yo pensaba en rolls (más su salsa de anguila encima). Le debo mi eterno agradecimiento a Norio Takeda, el itamae del Sushicage, quien pacientemente me hizo descubrir nuevos sabores e ingredientes.

Por eso, cuando visité Tzuru no me costó mucho trabajo investigar su carta a fondo. Desde las entradas (sí, hay makis, no se enojen), pasando por los fondos (tradicionales y fusión) hasta llegar a los postres con la exquisita presentación que sólo un restaurante japonés puede tener. ¿El resultado? Optimo. Los nigiris son una muestra de la creatividad del itamae, sumado a la correcta técnica para manejar el shari. Hay rolls, está el acevichado, y no caen en el recurso de "mientras más ingrediente tenga encima mejor". En los platos de fondo se puede encontrar un esquivo okonomiyaki, un tradicional donburi y un ramen perfectamente ejecutado. Hay platos fusión que me dejaron excelente sabor de boca. Basta mencionar su versión de arroz con pato. Los postres siguen manteniendo un lugar de supremacía tanto en sabor como en su presentación de lujo.

No puedo finalizar esta reseña sin mencionar al equipo de salón. El servicio es muy correcto, los mozos saben responder cualquier consulta que uno haga sobre los ingredientes del plato y están atentos a cualquier detalle que necesite el cliente. Está más que claro por qué los visité sin falta todos los meses del 2016.

Tzuru, restaurante nikkei queda en calle 21 707, San Isidro.
Teléfono: 225-5195
Mi recomendación: Déjense llevar por el equipo de salón. Ellos sabrán recomendarles algo de acuerdo a su gusto.

La sorpresa: Yume
En un mercado asediado por barras libres de costo fijo y sobrevaluadas propuestas de "lounge", abrir un restaurante nikkei es un tiro de largo alcance. El público peruano aún es presa fácil de una zona de comodidad donde lo único que importa es cuántos rolls se pueden comer por un precio ínfimo.

Por eso valoro muchísimo la iniciativa de Yume, un sushi bar libre donde los responsables han dado rienda suelta a su creatividad sin miedo a la fusión utilizando los insumos más frescos. Basta no más ver los tiraditos donde juegan con sabores y texturas inesperadas. Obviamente hay rolls, en variedad suficiente para que cada quien escoja su favorito. No pierdan de vista los piqueos, descubrirán opciones como el taco katsuo y las yume wings, excelentes como abreboca. Y en cuanto a los fondos están los clásicos tempura, yakimeshis y donburi. Está claro que hay mucho por ver de Yume. ¡Muchos éxitos chicos!

Yume queda en Benavides 4893, Surco.
Teléfono: 621-3348
Mi recomendación: El taco katsuo y los tiraditos.

El restaurante fusión: Matria
Cuando visito este restaurante me siento como niño con juguete nuevo. Arlette Eulert presenta cada plato con esmero y cariño pero también como un resumen de toda su experiencia en el Perú y el extranjero. 

Su propuesta está enfocada en la creatividad y el respeto por los insumos de temporada. No es difícil que luego de una primera visita uno descubra favoritos de toda la vida. Basta mencionar los spaghettini nero con langostinos y salsa de curry, o la cazuela de lechón confitado o la tarta de pecanas. Y si les contara la propuesta de brunch que armaron terminando el año...

Matria es un lugar para investigar cada línea de la carta, para deleitarse con nuevos sabores y para sorprenderse en cada visita. Le debo una disculpa a Arlette Eulert por no visitarla más seguido pero el 2017 prometo que será diferente.

Matria queda en Mendiburú 823 , Miraflores.
Teléfono: 422-2784
Mi recomendación: Abran la carta e inspírense. Es difícil para mí elegir un sólo plato.

La pastelería gourmet: Yogashi Patisserie
Una amalgama de pastelería francesa con técnicas japonesas, las cuales son aplicadas durante un largo proceso de elaboración. Con cerca de 30 variedades de pasteles en vitrina, y habiendo probado más de la mitad, es difícil elegir un favorito pero si tuviera que elegir mencionaría el Chocodomme, mousse de chocolate belga al 64%, el Frambo Macaron, un macarrón XL relleno de frambuesa y crema y la Fruit Tart, donde siete trocitos de fruta están colocados sobre la crema y una masa de harina de almendras. Confieso que aún me falta evaluar aquellos con té verde, ingrediente al cual siempre he mirado de reojo.

Yogashi Patisserie brinda una experiencia diferenciada, aunque costosa, pero justificada por la elección de insumos de calidad y el tiempo involucrado en su elaboración. Además, siguiendo los cánones de la pastelería francesa, las porciones están hechas para que uno disfrute el sabor de cada ingrediente, no para empalagar. 

Yogashi Patisserie queda en Av. San Borja Norte 598, San Borja.
Teléfono: 433-6348
Mi recomendación: Cualquier postre de vitrina.

La cafetería: Tony Regalado Patisserie
Tony Regalado estrena nuevo local en el distrito de Surco y una nueva marca que refleja su esencia: elaboración artesanal de todos sus productos desde las masas pasando por las cremas y llegando a los helados ¿Mencioné que ahora también ofrece sándwiches hechos con pan de la casa?

Siempre me refiero a sus postres como una excelente opción para endulzar el día más esta vez quiero aprovechar para mencionar sus bocadillos salados. Esta su famosa empanada con masa de elaboración artesanal y un relleno generoso de pura carne molida, pero también novedades como el Centenario, pan de centeno con pollo y pecanas, caprese gratinado y el intrigante bunker, con doble queso y jamón caliente.El mejor acompañamiento para un café americano o sí desean té alemán Gschwendner con frutos del bosque. Sea para desayunar o para darse un antojo o para un té vespertino, para comer allí o para llevar, ahora pueden visitar el nuevo local de Tony Regalado a cualquier hora del día.

Tony Regalado Patisserie queda en Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz 189 - Surco y en Jr. Francisco Bolognesi 656 - San Miguel.
Teléfono: 263-1127
Mi recomendación: Los eclairs, los helados artesanales y los sándwiches con pan de la casa.

(continuará...)

2 comentarios:

Gabriela dijo...

Que no te angustien los nueve años por cumplir. Mi rincón los cumplió en noviembre y sigue ahí, más firme que el primer día. Que vengan muchos más años de vicio.

GonzaloDelCarpioMD dijo...

Felicidades Renzo por el aniversario de tu blog. Nueve años escribiendo es una hazaña de paciencia y dedicación. Eres mi referente a la hora de escoger nuevas aventuras culinarias. Nuevamente felicidades!