jueves, 22 de febrero de 2018

La década prodigiosa

Tengo en mis manos una guía gastronómica editada por la revista Etiqueta Negra en el año 2008. Paso cuidadosamente cada página y encuentro locales que ya cerraron sus puertas, chefs que emigraron a otros lares y restaurantes que inexplicablemente aún siguen existiendo. Recuerdo que en aquellos tiempos lejanos me planteé el ambicioso objetivo visitar cada uno de los lugares reseñados en la guía de marras. Nunca lo hice, pero sin querer mi blog es ahora una referencia para todos aquellos que buscan un lugar para comer bien. Si alguien se toma el trabajo de revisar las publicaciones realizadas desde el inicio, contará más de 500 reseñas escritas de restaurantes de Lima, provincias y el extranjero. Como alguna vez me dijo una persona del medio: "tu blog es una mina de información gastrónomica"

Han pasado ya 10 años desde que tomé una cámara digital y empecé a recorrer Lima visitando restaurantes y tomando fotos de los platos que consumía. Algunos me gustaban, otros no, más nunca dejaba de contarlo porque sentía que de hacer lo contrario estaría faltando a la verdad. Esa ha sido la esencia de este blog y luego de tanto años no pienso cambiar. Me gusta contar mis experiencias y no me guardo nada por quedar bien con alguien o por tratar de ser políticamente correcto. En estas épocas cuando la crítica está proscrita y es calificada injustamente como falta de humildad, yo diría que es todo lo contrario. Mantener una posición objetiva ante la ola de agencias de medios, restauradores y terceros que sólo buscan difusión, léase publicidad, es todo un reto. Qué facil sería para mí negociar beneficios (léase vales para sorteos, canjes, etc.) con los restauradores colgándome en la cantidad de seguidores que tiene la página, más esa nunca será la manera en que funcione el blog. Yo sigo terco en esta lucha y considero que mientras más distante sea mi relación con los restauradores, más libre soy para escribir mis reseñas. Mi compromiso está, más bien, en mantener una actitud de aprendizaje constante para brindarles la información más completa y objetiva posible.

Quiero contarles que ha llegado el momento de hacer una pausa. Debo volver a los orígenes del blog cuando me tomaba un tiempo prudente para armar las reseñas y publicar un texto con tranquilidad sin caer víctima del inmediatismo que exigen las redes. Quizá me tome algunas semanas soñando en descansar o para afinar los textos de las publicaciones antiguas, pero seguro que estaré visitando locales en el corto plazo. Lo que sea, volveré más pronto de lo que imaginan.

Me debo a ustedes, queridos lectores, los que hacen el blog y aunque a veces no lo parezca tengo grabada cada una de sus recomendaciones, críticas y comentarios. Sin sus aportes yo no estaría aquí y tienen mi agradecimiento inmenso por acompañarme en esta aventura gastronómica.

Ahora sí. ¡A celebrar se ha dicho!

3 comentarios:

GonzaloDelCarpioMD dijo...

Saludos y felicitaciones Renzo.
Alguna vez llevé adelante un blog y sé que mantenerlo es todo un desafío, sobre todo cuando no hay más estímulos que la propia pasión.
He pasado agradables momentos en varios lugares que has recomendado.
Un saludo cordial y que vengan diez más.

Gabriela dijo...

A celebrar y a recargar.
Acá te esperamos.

Rousse Anghela dijo...

Luego de 10 años ya amerita poner tu foto ¿no crees?. Un saludo, pones muy buenas recomendaciones. Date una vuelta por el norte y nos cuentas =)