lunes, 9 de julio de 2012

Bonus track: No way out

A propósito del premio que ha recibido el local 365 Deli creo que llegó el momento de compartir una brevísima reseña sobre la comida de los aeropuertos. Sin embargo tengo una duda pues en la noticia  la mencionan como ganadora absoluta de la categoría "gourmet express" pero si entran a la web oficial del concurso están otras seis marcas como merecedoras del premio. Díganme escéptico pero el falso triunfalismo no le hace ningún bien a nuestra gastronomía proclamada ambiciosamente por los medios de comunicación como "la mejor del mundo"

Cuando uno viaja al extranjero no hay peor momento que la espera en el terminal antes que parta el vuelo. No es sólo por el aburrimiento de pensar qué hacer en esos momentos. También está la cantidad de gente a tu alrededor que trata de acomodarse como sea en los asientos para cabecear unos minutos. Peor aún, siempre ronda la angustia de partir puntualmente a nuestro destino. Para mí el verdadero problema es cuando el horario del vuelo coincide con una de mis comidas diarias. Alimentarse de agua en botella y galletas empacadas no es algo muy agradable y en el Aeropuerto Jorge Chávez, una vez que hayan pasado el control de migraciones, se darán cuenta que no hay escape posible. Sea cual sea la decisión que tomen, el costo será muy alto.

La Bonbonniere (Precios que vuelan)
Algo que siempre me impresiona de este restaurante son sus precios. No discuto la calidad y elegancia de su propuesta que han desarrollado a lo largo de estos años. Sin embargo en el local del aeropuerto creo que se pasaron de la raya pues aún no comprendo la legitimidad de cobrar S/.50.00 por un ají de gallina. ¿Serán los altos costos de operación que cobra Lima Airport Partners? ¿Será que como está en el ala internacional los precios son para turistas nada más? Acepto comentarios pues cualquier teoría es válida.

Hamburguesa La Bonbonniere
Como yo tenía un limite de gastos elegí la hamburguesa Bonbonniere, hamburguesa clásica con pickles, cebolla salteada y queso gratinado. Buen punto de cocción de la carne y buena sazón pero si me ciño estrictamente a la definición de la carta ¿dónde quedó el queso gratinado? Y si esas cebollas estaban salteadas yo soy Gordon Ramsay. Punto débil, esas papitas fritas tan pálidas daban pena. Con tanto bombo que hacen ahora de las papas nativas y con el precio que cobran tranquilamente podrían ofrecer algo mejor.  Si ya sé, "blogger negativo, ¿cómo hablas así de un restaurante premiado?". Justamente esa es la razón por la cuál debo ser más exigente. ¿No creen?

Algo que noté también es que los mozos te atienden por cumplir nada más. Digamos que no tienen gran motivación porque total siempre caerá algún turista hambriento que se deje engatusar por sus precios. Yo no creo en premios ni en exclusividades y por eso les digo que si van a comer en La Bonbonniere estén más atentos a la voz de su billetera que a la del estómago.

La Bonbonniere queda en el Aeropuerto Jorge Chávez.
Ticket promedio: S/.60.00 por persona.
Volvería: Difícil con esos precios.

Manacaru (Solamente una vez)
Sándwich mixto
En mi otro viaje aproveché que la hora cuadraba exacta con mi desayuno para visitar en Manacaru, un restaurante con una oferta variada de platos de comida nacional e internacional. Considero que sería mezquino escribir una reseña completa habiendo consumido sólo un sándwich mixto y un café. Total no hay mucha ciencia para prepararlos. De todos modos puedo decir que esas papitas están sobrando en el plato y que si bien no estoy en el San Antonio tampoco esperaba un pan de molde tan tieso. La alternativa es comer un sándwich congelado así que tienen todas las de ganar. Le doy el beneficio el duda para una futura ocasión. 

Manacaru queda en el Aeropuerto Jorge Chávez.
Ticket promedio: S/.50.00 por persona.
Teléfono: 517-1883
Volvería: Para sacarme el clavo con sus platos de fondo.

6 comentarios:

Gabriela dijo...

Yo tampoco entiendo, y probablemente tampoco entenderé, por qué los precios es los restaurantes de los aeropuertos son tan altos. ¿Creerán los dueños que por el hecho de viajar los pasajeros van forrados de billetes?

mividaenundulce dijo...

Llevo años sin pisar un aeropuerto, pero antes lo hacía con mucha frecuencia y siempre fue un problema la comida, no sólo porque en la mayoría de aeropuertos resultaba de baja a mediana calidad sino también porque los precios eran muy elevados, lo único que me salvaba era el acceso a las salas VIP de viajeron frecuentes que por lo menos podía comer gratis, claro snacks, pero era lo mejor que podía encontrar.
Veo que las cosas no han cambiado, lo que es peor, veo que en el de Lima ahora hay restaurantes que se supone podrían salvar el tema de la calidad, pero los precios siempre por las nubes. En resumen la relación precio-calidad sigue siendo pésima. Creo que aprovechan que al pobre viajero no le quedará otra que comer lo que hay.

Renzo dijo...

Estimada Gabriela

Por eso el título del post. Entiendo que te cobren caro por un lenguado, por carne importada pero ¿Qué de espectacular puede tener un ají de gallina para qué cueste S/.50.00

¡Saludos!

Renzo dijo...

Estimada MVD

No tienes idea lo difícil que es encontrar un local que tenga una adecuada relación precio-calidad-nivel de atención.

Algunos se aprovechan de su fama, otros quieren ser "exclusivos", otros simplemente se dedican a estafar a sus clientes.

No todo lo que brilla es oro en el famoso boom gastronómico.

Saludos

Greglim dijo...

Tienes toda la razon, los precios son excesivos en el aeropuerto de Lima. 50 soles por un plato equivale a $18.87 dolares o e15.50 euros. (TC=2.65) Son precios internacionales. En EU por ejemplo por $18.97 dolares puedes tener una cena completa, incluyendo impuestos y propina (15%). Hablo de los aeropuertos de Dallas o Miami que son los que mas frecuento. En el caso de los Euros, en Europa todo lo de comer es caro y en el aeropuerto de Madrid por e15.50 te puedes comer 2 bocadillos y una gaseosa.

Patricia Garcia dijo...

No me acuerdo el nombre del cafe pero me acuerdo que la especialidad eran cafés, sanguches y jugos naturales, la atención mediocre si no tienes pinta de turista y el famoso jugo de fresa con leche(que leche era solo de nombre)me dio una infección al estomago y llegue a Miami deshidratada y muriéndome de dolor.
No se quien hace la inspección sanitaria en los restaurantes y cafés del aeropuerto . pero fue una experiencia inolvidable (para mi estomago claro esta.